ANALISIS-La reapertura rápida y un alza de las infecciones ponen en riesgo la recuperación de EEUU

Por Howard Schneider

ROCK HILL, EEUU, 26 jun (Reuters) – Cuando Texas reabrió los bares para el fin de semana del Día de los Caídos el mes pasado, milenials y miembros de la generación cero lo aprovecharon, ignorando las reglas de distanciamiento social para llenar los clubes y aumentar el gasto de sus tarjetas en las siguientes dos semanas hasta niveles de 2019.

La breve aventura con una reapertura económica amplia, replicada en estados del sur como Florida y Carolina del Sur, se ha transformado en un brote de nuevos casos de coronavirus que está cambiando la naturaleza de la pandemia y que probablemente pondrá a prueba la fuerza de cualquier rebote económico.

Los informes de brotes cada vez más amplios en lugares como Florida y Texas han señalado que ahora son los adultos más jóvenes los que se infectan con COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus. Esto puede reducir la tasa de mortalidad, ya que tienen menos probabilidades de fallecer de la enfermedad, pero también podría hacer que el país vuelva a abrir sus puertas de forma intermitente.

La situación puede volverse más sombría a medida que algunas localidades retroceden en sus planes de reapertura, las tiendas se vuelven a cerrar y los estadounidenses se dividen entre aquellos que están dispuestos a arriesgarse a una mayor exposición y aquellos que aún cumplen con las pautas de salud.

Es una receta, advierten economistas y epidemiólogos, para una recuperación débil que podría convertir las buenas noticias recientes en poco más que titulares falsos. Una reciente disminución de las muertes diarias también podría ser fugaz. Las hospitalizaciones están aumentando en Texas y los expertos en salud advierten de que la propagación del virus entre los que corren menos riesgo de padecer una enfermedad grave, como los adultos jóvenes, se extenderá con el tiempo a los que corren más riesgo de sufrir complicaciones graves.

«Hay una mezcla inevitable», dijo Amesh Adalja, un académico del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins. «Es probable que veamos un aumento de las muertes».

Y esa dinámica podría resultar venenosa para cualquier recuperación económica.

«Si se añade la tolerancia al riesgo de ir sin mascarilla a fiestas bajo techo, entonces el virus prevalecerá (…) y los que se muestran reacios al riesgo seguirán teniendo miedo de volver a comprar», dijo James Stock, profesor de economía de la Universidad de Harvard. «Por lo tanto, la recesión se alarga y tal vez se profundiza».

Stock, junto con otros investigadores, ha propuesto formas de equilibrar la reapertura de la economía con medidas para controlar la propagación del virus. Sin embargo, hay poco ánimo de acuerdo nacional para cualquier tipo de sistema como ese, o qué pasa si el COVID-19 comienza a propagarse de manera más incontrolable.

TRAYECTORIA DIFERENTE

Los principales economistas tiene dificultades para interpretar el reciente aumento de casos.

¿Demuestra, como el vicepresidente de Evercore ISI Krishna Guha señaló recientemente, la fragilidad del mercado estadounidense si la gente tiene miedo de cruzar las líneas estatales? O, como sugirió el presidente de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, ¿son diferentes los percepciones de riesgo y la gestión del riesgo entre las distintas personas, empresas y regiones?

Los estados gobernados por los republicanos, en particular en el sur, dudaron en tomar medidas enérgicas al principio de la pandemia y fueron más rápidos en relajar las restricciones. Ahora están viendo un crecimiento récord de los casos de COVID-19, y sus residentes han sido vetados por estados, incluido Nueva York, que fueron los más afectados al principio pero que han avanzado más en la supresión del virus.

El gobernador de Virginia Occidental, Jim Justice, un republicano, ha advertido que no se debe viajar a Myrtle Beach, después de que los casos en su estado se relacionaron con infecciones en el popular centro turístico de Carolina del Sur, y algunos políticos partidarios de la reapertura han cambiado de rumbo.

En el curso de una semana, el gobernador de Texas Greg Abbott, un republicano, pasó de animar a la gente a «quedarse en casa» a emitir un edicto el viernes en que cerró los bares, redujo la capacidad de los restaurantes y frenó otras actividades.

Las autoridades de Florida también anunciaron el viernes que los bares del estado deben dejar de servir alcohol inmediatamente.

Hablando con la Cámara de Comercio de Florida el jueves, el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, dijo que si un número significativo de personas vuelve a la vida pública sin seguir las reglas de salud, pondrá a la economía «en una trayectoria diferente».

FASE LENTA

Ha habido sorpresas positivas. El empleo en Estados Unidos creció inesperadamente en mayo y las ventas al por menor se recuperaron bruscamente de un colapso histórico.

Pero eso podría ser un falso amanecer si los estados en los que la actividad se estaba recuperando más rápidamente demuestran que han dado un nuevo impulso a la pandemia.

El economista de JPMorgan, Jesse Edgerton, ha trazado una correlación aproximada entre el aumento de las visitas a los restaurantes en algunos estados y el crecimiento de las infecciones dos semanas después.

Un «rastreador de la recuperación» de Oxford Economics que combina 20 mediciones económicas, sanitarias y sociales comenzó a crecer de manera constante a principios de abril, pero se frenó en junio. Puede disminuir aún más si los casos siguen creciendo, dijo Gregory Daco, economista jefe del grupo.

«Después de una primera fase de recuperación fuerte -en la que los datos de crecimiento robusto de los niveles deprimidos dan la falsa impresión de un retorno inmediato al dinamismo económico anterior a la crisis- la economía parece estar entrando en una segunda fase más lenta», escribió Daco en un análisis reciente.

«La base de esta recuperación es una mejora de las perspectivas de salud. Si esa medida continúa deteriorándose, la confianza la seguirá».

(Reporte de Howard Schneider; Reporte adicional de Ann Saphir; Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2020binary_LYNXMPEG5P1TE-BASEIMAGE

Compruebe también

StoneX eleva previsión de cosecha de soja en Brasil

SÃO PAULO, 3 nov (Reuters) – La siembra de soja en Brasil en la campaña …