Demisexuales: qué son y cómo saber si eres uno de ellos

Razón numero uno para aprender de los demisexuales: puede que formes parte de este tipo de sexualidad y todavía no te hayas dado ni cuenta.

Pero también puede que seas hombre y no tengas deseo sexual.

A menudo oímos hablar de heterosexuales, homosexuales, pansexuales, asexuales… pero ¿qué son los demisexuales?

Los demisexuales son aquellos con un tipo más de sexualidad que deberíamos conocer y saber identificar. Para empezar, porque podríamos llegar a descubrirnos a nosotros mismos en su definición. Tal vez haya algo en tu forma de entender las relaciones a lo que nunca le has encontrado demasiado sentido y consigas entenderlo después de ponerle nombre.

Por otro lado, comprender a estas personas puede ayudar a que los demisexuales que haya a tu alrededor dejen de mirarse a sí mismos como un bicho raro al que, por algún conjuro maligno, le da por entender la sexualidad de forma extraña. Es un paso más para hacerlos sentir cómodos y entendidos.

Qué son los demisexuales

Los demisexuales están más o menos a medio camino entre los asexuales (aquellos que no sienten atracción sexual hacia otras personas) y los alosexuales (aquellos que sí la experimentan, ya sean heterosexuales, homosexuales, bisexuales, etcétera).

La particularidad de este grupo es que solo son capaces de sentir atracción hacia personas con las cuales tiene una relación cercana. Esta relación normalmente es romántica, pero también puede ser de amistad o de complicidad. En pocas palabras: sin conexión emocional, no hay deseo.

Es importante entender que los demisexuales no lo son por elección. Es decir, ellos no eligen no irse a la cama con un rollete de Tinder porque les parezca que no va con sus valores. Sencillamente, no tienen ganas de hacerlo hasta que llegan a un entendimiento más profundo.

Cómo saber si eres demisexual

Hay ciertas señales que pueden ayudarte a ver si te identificas más con esta sexualidad que con la alosexualidad:

No sueles sentirte atraído por extraños. Sales con tus amigos, te lo pasas bien, hablas con un par de chicas o de chicos monos, pero la cosa no pasa de ahí. Y no por nada, sencillamente no quieres que pase. Si alguien te hace gracia, te apetece más intercambiar teléfonos y quedar otro día a ver qué ocurre.

Cuando te gusta alguien, te gusta bien. No es muy habitual que sientas una atracción por alguien; pero, cuando ocurre, te sientes casi arrastrado a esa persona. No es para menos, se están juntando de golpe la intensidad de la conexión emocional con la fuerza del inicio de la conexión sexual.

Te suele costar encontrar pareja. Aunque tengas una cita detrás de otra, sueles acabar rechazando a todos los posibles candidatos por razones varias. Ahora sabes por qué: sencillamente, aún no había la conexión suficiente para que te sintieras atraído.

La amistad te confunde. La mayoría de los demisexuales pueden sentirse atraídos tanto hacia hombres como hacia mujeres. Y eso, combinado con que las pocas veces que te atrae alguien es cuando hay una conexión emocional fuerte, tiene como resultado que es fácil que te hagas un lío con los amigos.

La gente piensa que eres muy conservador. Tiene sentido: tus amigos no te han visto echar una canita al aire en su vida. Pero ahora, con suerte, podrán entender un poco mejor por qué.

Compruebe también

¿Cómo tener sexo en una relación a larga distancia? Te decimos cómo subir la temperatura

¿Hay vida sexual activa durante una relación a larga distancia? Sí y es fácil hacerlo …