Cómo estimular el punto G femenino: trucos de experto y posturas sexuales muy efectivas

La parte más difícil del sexo (heterosexual) es esquivar la monotonía de las relaciones y conseguir que ambos queden satisfechos. Y en este caso las mujeres salen perdiendo, pues hay muchas que no saben cómo alcanzar el orgasmo y, lo que es casi peor, tienen parejas que no saben siquiera dónde está el punto G.

No alcanzar el clímax con otro ser humano es un problema grave que afecta al 50% de las mujeres de entre 18 y 35 años, según revela Laurie Mintz, profesora de Psicología y Sexología en la Universidad de Florida, en su libro Becoming Cliterate: Why Orgasm Equality Matters – And How to Get It. Otra investigación, realizada por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, refleja que solo el 61,6% de ellas llega al clímax durante el sexo, mientras que ellos lo hacen un 85,5% de las ocasiones.

Qué es el punto G y dónde está

El punto G en realidad se llama Gräfenberg. Fue descubierto por la doctora Beverly Whipple cuando notó que, moviendo los dedos en su vagina tenía una respuesta diferente.

El punto G se ubica en la parte superior de la vagina, aproximadamente entre 6 y 12 centímetros directamente debajo de la uretra. Para que te hagas una idea: si la vagina fuera un reloj, este punto erógeno está a las doce en punto. 

Cómo estimular el punto G y hacer que ella llegue al orgasmo: trucos y posturas

Un truco muy eficaz es poner los dedos (dos o más) en forma de ‘C’ o gancho, e introducirlos en la vagina. La punta debe apuntar hacia donde está el punto G. Una vez dentro, mover la zona de las yemas de los dedos arriba y abajo, y también los dedos en sentido circular.

Otro truco mejor –porque ambos disfrutáis más– es elegir la postura correcta. Te decimos cuatro con las que se estimula el punto G, haciendo que ella sienta un placer intenso:

1) La profunda

Ella se coloca boca arriba, con sus  piernas apoyadas en los hombros de él. Él puede estar de cuclillas en la cama o de pie, como vemos en la imagen. Lo ideal es que ella suba un poco la pelvis o se coloque una almohada bajo el coxis, para que el pene dé justo en el punto G. Placer asegurado.

Posición sexual
 

2) La trasera profunda

Ambos están tumbados ‘en plancha’ y boca abajo. El hombre está encima y penetra desde atrás a la mujer. Es una postura que, si ella junta las piernas y sube la pelvis, impactará en su punto G. Es sumamente placentera, sobre todo para los hombres a los que le gusta dominar en la cama y para las mujeres que desean ser sumisas. 

Orgasmo seguro
 
3) El exprimidor

El exprimidor es apostar por el caballo ganador. Como vemos en la imagen, es parecida a la anterior pero en esta ambos están más erguidos. Se debe buscar el ángulo para que ella sienta que se le estimula el punto G. Esta posición, además, es muy placentera para ellos, pues sienten más presión en el pene. 

El exprimidor
 

4) El perrito juguetón

Por último, te traemos el perrito juguetón. Es la del perrito convencional pero en una postura que propicia que el pene llegue más a fondo de la vagina. Conquiste en que, cuando la mujer está a cuatro patas, el hombre debe agarrar sus caderas y ‘subirlas’ contra él para hacer que la penetración sea más profunda. 

El perrito juguetón
 

Y esto es todo, lector. ¿Vas a probar estas posturas?

Compruebe también

Estas son las zona erógenas que harán que te vuelvas loco en la cama

Cuando hablamos de sexo, muchos se preguntan si las habilidades y técnicas son fundamentales para …