Gesto solidario, por Fernando Castro Aguayo

Muchos niños, jóvenes, familias, adultos mayores presentan situaciones que solo se pueden conocer cuando uno camina las calles y consigue traspasar la puerta de una casa, “tocar” y ver los extremos del sufrimiento humano. Pero más importante que estar, o llegar a un sitio, es saber que es mucha la gente que necesita que le tengan compasión y no que le tengan lástima, ser escuchado y que le miren a los ojos, que necesita que lo vean como a una persona y no como a una enfermedad, y en esa conexión, establecer una sintonía que es humana y cristiana.

Caritas, a través de las Cáritas Diocesanas y Parroquiales, o grupos de Pastoral Social -guardando todas las medidas de prevención requeridas a causa de la pandemia- está llevando a cabo en esta semana el llamado “Gesto solidario”. Se trata de entregar un detalle de alimento, y a la vez, iniciar una acción muy propia de estos momentos y de siempre, que es palpar la necesidad tremenda que existe. Encontrarnos con personas desnutridas, solas, con una enfermedad crónica y muchas veces impedidas. Relacionarse con ellas, identificarlas claramente. Llevar consuelo y esperanza es siempre una parte muy importante en un gesto solidario.

Esto lo lleva haciendo la Iglesia desde siempre. Sin embargo, ahora cuando no hay trabajo, y tanta dificultad para movilizarse, tanta devaluación, verdadero empobrecimiento indescifrable, se necesitan personas sensibles, con iniciativa y humanidad, llenas de paciencia y profundamente humanas y espirituales; que sepan transformar en luz y bondad, en un clima de amor y respaldo, el lenguaje y las consecuencias del odio. No interesa tanto la cantidad que se ha repartido, que ha sido muy importante, sino las mil ocasiones de compartir con esta pequeña acción, un gesto de amor, lleno de caridad y solidaridad.

La Iglesia en “salida” consiste sobre todo en cristianos “en salida”: llenos de humanidad, con ojos abiertos para las necesidades de quienes nos rodean. 

[email protected]

Compruebe también

Hojarasca política, por Manuel Avila

Hojarasca política Cuando el TSJ decidió sacar del juego a los partidos políticos tenían claro que en la ruta electoral no pueden tener opositores votando