Sistema de distribución de Gasolina en el país cada vez más complejo

Los cinco barcos que Irán envió a Venezuela con gasolina atracaron en tres centros de refinación que el gobierno de Nicolás Maduro promete reactivar. Especialistas, sin embargo, son escépticos.

Con capacidad instalada para procesar 1,3 millones de barriles diarios de crudo y combustibles, el sistema refinador venezolano a duras penas funcionó a 12% de su potencial en el primer trimestre de 2020, según cifras proporcionadas a la AFP por fuentes de la industria.

No estaba produciendo «ni un litro de gasolina», con operaciones concentradas en el procesamiento de crudo pesado para exportación, dijo el sindicalista petrolero Iván Freites.

La parálisis, combinada con la falta de liquidez para importar tras una dramática caída de la producción petrolera y los precios, derivó en escasez.

Sanciones financieras de Estados Unidos, otrora principal cliente de Venezuela, complicaron aún más el panorama.

En ese contexto llegaron los buques Fortune, Forest, Petunia, Faxon y Clavel con 1,5 millones de barriles de gasolina e insumos que el ministro de Petróleo de Maduro, Tareck el Aissami, espera que ayuden a levantar las refinerías cuando el régimen fijó nuevos precios del combustible, vigentes desde el lunes, en un país donde era prácticamente regalado.

Teherán dijo que continuará haciendo envíos. Washington, en tanto, anunció el martes sanciones contra cuatro navieras por transportar petróleo venezolano.

«Incluso en un esquema sin sanciones, donde pudieses importar sin restricciones, sería difícil… ¿Pueden arrancar las refinerías? Llevaría bastante tiempo», comenta a la AFP Henkel García, director de la firma financiera Econométrica.

Paraguaná: El mayor, pero el «más grave»

El buque Forest ancló en el centro refinador de Paraguaná, en el estado Falcón, uno de los mayores del mundo, con capacidad para procesar 955.000 barriles por día, pero lejos de sus mejores días.

Recuperar las refinerías, con el gigantesco complejo de Paraguaná como corazón, es medular, no solo por la sequía interna de combustibles, sino por la necesidad de tratar con petróleo liviano y aditivos el crudo pesado de Venezuela.

De acuerdo con la firma S&P Global Platts, el país debió recortar en las últimas semanas su erosionada producción de crudo por limitaciones de almacenamiento y falta de petróleo liviano. En abril, de acuerdo con la OPEP, su oferta era de 620.000 bpd frente a 3,2 millones bpd hace 12 años.

Hasta 2018 Venezuela enviaba 500.000 bpd de crudo a Estados Unidos y recibía de ese país 120.000 bpd de petróleo liviano y diluyentes.

El complejo de Paraguaná, con sus refinerías Cardón y Amuay, ha funcionado en los últimos ocho años de manera intermitente, asevera Freites. Solo procesaba 120.000 bpd antes de la cuarentena declarada en marzo por el nuevo coronavirus.

Freites denuncia que servicios de apoyo como agua y electricidad están en el suelo y que 80% del personal calificado abandonó las refinerías por las pobres condiciones.

Eudit Girot, otro sindicalista, cree que la recuperación del complejo de Paraguaná es un reto, pues su estado es el más grave. El dirigente de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros estima que hacen falta seis meses, siendo optimista, para empezar a estabilizar operaciones.

Notiespartano/El Nacional

Compruebe también

Mendoza Potellá: «Perspectivas sobre el petróleo son negativas»

El economista Carlos Mendoza Potellá, aseveró que las perspectivas con respecto a la situación del …