Fórmula 1 exigirá reducciones de gastos para las escuderías

Como consecuencia del impacto financiero por la epidemia del nuevo coronavirus, la Fórmula 1 va a limitar aún más sus gastos e introducirá por primera vez medidas que penalizarán a las grandes escuderías, para que los equipos más pequeños puedan competir.

En una reunión celebrada este miércoles 27 de mayo por videoconferencia, el Consejo Mundial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), la instancia dirigente de la Fórmula 1, decidió nuevas reducciones en el techo de gasto para las escuderías: 145 millones de dólares en 2021, 140 millones en 2022 y 135 millones de 2023 a 2025, según una base de una temporada con 21 grandes premios, indicó la instancia en un comunicado.

Para tener un punto de comparación, se calcula que el presupuesto de las grandes escuderías en los últimos años ha sido de unos 500 millones de dólares por curso, pese a que no existen cifras oficiales.

Esta reducción va en contra de los grandes equipos del campeonato: Mercedes (campeón en las seis últimas temporadas), Ferrari y Red Bull. Estos tres equipos son los únicos que han logrado ganar un Gran Premio desde 2014.

Pero esta decisión, tomada por unanimidad tras meses de negociaciones y desacuerdos entre las diferentes partes, se explica por el hecho de que no se ha podido disputar ninguna carrera este año por la pandemia del nuevo coronavirus, lo que ha provocado una gran caída en los ingresos del organizador del mundial, el grupo estadounidense Liberty Media, y de las escuderías.

– Menos ensayos aerodinámicos –

Para satisfacer a los equipos más pequeños, que no logran competir en igualdad con las escuderías dominantes como Mercedes (campeón en los últimos seis años), Ferrari y Red Bull, la FIA accede a introducir un sistema de hándicap para los más poderosos, que tendrán limitados, a partir de 2021, los ensayos aerodinámicos y permitirá los «componentes transferibles», es decir, los que desarrolla un equipos y que podrán ser utilizados por otros para limitar los costes.

Mercedes, por ejemplo, no solo produce los motores de sus monoplazas, sino que suministra propulsores a otras escuderías como Racing Point, Williams y, a partir del próximo año, McLaren. Ferrari, por su parte, abastece a Haas y Alfa-Romeo, mientras que Honda equipa a Red Bull y los Alpha Tauri. Renault sólo producirá motores en 2021 para sus propios coches.

El temor era que los grandes equipos eludieran el techo de gastos haciendo que las escuderías a las que suministras desarrollaran piezas e, inversamente, que los pequeños equipos se beneficiaran de estas piezas sin tener que pagarlas.

«La que gana hoy es la Fórmula 1. Es un momento muy importante para nuestro deporte. La Fórmula 1 no era viable financieramente desde hace tiempo y toda inacción habría puesto en juego su futuro y el de sus participantes», declaró el patrón de McLaren, Zak Brown, en un comunicado.

La marca británica, presente en la Fórmula 1 desde 1966 y que también fabrica coches deportivos y de alta gama, acaba de anunciar el despido de 1.200 trabajadores, una cuarta parte de sus efectivos, como consecuencia del impacto de la pandemia del COVID-19.

Las medidas adoptadas este miércoles deberán dar satisfacción a otros constructores como Renault, cuyo futuro en la Fórmula 1 era incierto ante el marasmo actual del mercado automovilístico.

Las instancias de la Fórmula 1 preparan un calendario para 2020 con diversas pruebas, sobre todo en Europa, aunque tendrán que organizarse a puerta cerrada y con estrictas medidas sanitarias.

Notiespartano/Panorama

Compruebe también

Piden exaltar a Betulio González al Salón de la Fama del boxeo internacional

A través de una carta pública enviada a las organizaciones que rigen el boxeo internacional …