6 pueblos de Madrid que deberías conocer

Eclipsados por la capital y otros grandes municipios de interés turístico como Aranjuez, El Escorial o Alcalá de Henares, hay en Madrid pequeños pero encantadores pueblos que también merecen una visita. Un recorrido diferente por la historia de Madrid, por sus costumbres y por su arquitectura popular, desde la Edad Media hasta el Barroco.

1. Chinchón

Chinchón-Plaza-Mayor

Su plaza mayor es un bellísimo ejemplo de plaza típicamente castellana. De forma irregular, con edificios de tres plantas, soportales y balcones de madera sigue siendo el corazón del pueblo y escenario de sus principales acontecimientos. Coronándola está la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. En su interior hay un pequeño tesoro, un cuadro de Goya, encargo del hermano del genial pintor, que fue capellán en esta iglesia. El castillo, la Casa de la Cadena o el convento de las Clarisas son otros puntos de interés.

2. Buitrago de Lozoya

Buitrago-de-Lozoya

En un bonito meandro del río Lozoya, en la Sierra de Guadarrama, se encuentra este magnífico pueblo fortificado. Su muralla, de más de 800 metros, es de origen musulmán y aún conserva sus torres y parte del foso. El castillo es de estilo gótico-mudéjar, con planta rectangular y siete torres, todas diferentes. Y aún hay una razón más para visitar este municipio: el Museo Picasso, que alberga docenas de obras reunidas y donadas al pueblo por el que fuera peluquero y amigo del pintor, Eugenio Arias Herranz.

3. Manzanares El Real

Manzanares-el-Real-Castillo

En este municipio se encuentra el imponente castillo de los Mendoza, el mejor conservado de Madrid. Pero además, Manzanares destaca por un increíble entorno natural, si te gusta disfrutar de la Naturaleza, puedes perderte durante horas en maravillosos espacios como Cabezas de Hierro o la Pedriza, con sus imponentes y redondeadas rocas que le dan un aspecto muy particular.

4. Nuevo Baztán  

Nuevo-Baztán

Un municipio fundado a principios del siglo XVIII por Juan de Goyeneche, que instaló en este lugar fábricas de vidrio, sombreros y telares. Pero antes encargó al arquitecto José Benito de Churriguera el diseño del poblado donde vivirían los trabajadores. El resultado fue un pueblo en forma de cuadrícula en el que calles y plazas giran entorno al palacio de Goyeneche y la iglesia de San Francisco Javier. Un conjunto arquitectónico en el que aún se puede adivinar parte del esplendor que vivió en el siglo XVIII.

5. Patones de Arriba  

8968054705_0fb2126d73_b

Con sus casas de pizarra y calles empedradasPatones es un magnífico ejemplo de arquitectura negra. Un idílico lugar en el que parece haberse detenido el tiempo, sin grandes edificios, sin imponentes iglesias ni palacios, pero en que se disfruta de cada rincón. No te pierdas el Ecomuseo de la Pizarra, un museo al aire libre donde conocerás en qué consiste la arquitectura negra, las antiguas formas de vida y la cultura popular de la zona a través de los lugares más emblemáticos de este increíble pueblo.

6. Navalcarnero 

Navalcarnero-Plaza-de-Segovia

Otra localidad típicamente castellana, con una plaza porticada, fachadas coloreadas y, en una esquina, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Pero si hay algo que no te puedes perder son las cuevas. Hace siglos el pueblo estaba horadado por centenares de cuevas para conservar los alimentos y, sobre todo, el vino. Muchas estás perdidas, pero hay otras que aún se conservan, como la del Museo del Vino, donde además conocerás como se elaboran los caldos de la comarca.

Son pequeñas localidades que muchas veces pasan desapercibidas, que quizá no tengan la fama que se merecen, pero que albergan rincones, plazas y edificios encantadores.

Compruebe también

Las 10 islas más bonitas del mundo, disfruta del paraíso

¿Estás buscando el destino perfecto para pasar tu luna de miel? ¿O simplemente quieres darte …