Monemvasía, la península griega amurallada

Hoy vamos a hablar de la península más fortificada del mundo. Sí, el único pueblo que la habita está rodeado por murallas para evitar su conquista. De hecho, su nombre significa ‘única entrada’ ya que solo es posible acceder a ella desde una lengua de tierra que la conecta con el continente. Está situada en Grecia y, por supuesto, tiene mucha historia.

Monemvasía

Cómo hemos dicho antes, únicamente es posible acceder a esta península a través de un camino que tiene 1,8 kilómetros de longitud, por lo que es perfecta para refugiarse. Por ello, los primeros que habitaron Monemvasía llegaron huyendo de las invasiones de los pueblos eslavos.

Pero quienes la fortificaron fueron los bizantinos, que incluso llegaron a aguantar tres años de asedio hasta que fue tomada por Guillaume de Villehardouin quien al fin en 1248 la conquistó. Aunque es cierto que el esfuerzo no mereció la pena, ya que la volvió a perder y nuevamente paso a manos bizantinas.

Monemvasía

Monumentos

Después de los bizantinos, y gracias a su posición estratégica, fue invadida por varios pueblos que por supuesto dejaron huella en la península. Gracias a ello, y por desgracia para sus gentes que no pararon de vivir guerras durante varios siglos, actualmente podemos disfrutar de muchos monumentos de visita obligada.

Monemvasía

Por supuesto el más importante es la muralla, coronada por torres de vigilancia construidas por los venecianos y que rodea la ciudad por tres lados. Dentro de la muralla podemos admirar la ciudadela, que domina toda la ciudad y que para acceder a ella hace falta subir una empinada escalera. También tenemos la Iglesia del Cristo Encadenado, la antigua catedral, y también se puede visitar la antigua mezquita.

Monemvasía

Pero lo que de verdad llama la atención son sus estrechas calles e imaginar todo lo que han vivido. Grecia es un país sorprendente, por todos los pueblos que se han mezclado en él, y que por supuesto merece ser visitado en su totalidad aunque tardemos años.

Compruebe también

Semporna, un paraíso malayo de agua cristalina

Si deseas alejarte de todo un poco… ¿Qué mejor que un destino de arena blanca …