Cómo arreglar una comida salada

Uno de los errores más frecuentes a la hora de cocinar es agregar muy poca sal a nuestras comidas o caso contrario, que se nos pase la mano con esta. En el primer caso se soluciona simplemente añadiendo más sal, pero cuando nos excedemos con este condimento la preparación queda con un sabor bastante desagradable y difícil de tolerar.

Si bien cocinar puede considerarse un acto sencillo a simple vista, no es tan fácil como parece, ya que hacer algún platillo requiere de tiempo, dedicación pero, sobre todo, prestar atención a cada paso, pues hay veces que por causa de un descuido se nos olvida que ya habíamos agregado la sal necesaria y añadimos una doble dosis de esta, provocando que la comida termine incomible.

Si alguna vez añadiste mucha sal a tu preparación, tranquilo (a), tu comida aún tiene solución. Solo debes poner en práctica los siguientes trucos de cocina. De esta manera evitarás el desperdicio de alimentos. ¡Toma nota!

Añade más líquido. Si se te pasó la sal al preparar una sopa, la opción más sencilla para arreglar el error es agregando más líquido. Pero antes deberás retirar un poco del caldo, no mucho, solo un par de cucharadas.

Agrega papa cruda. Si un guiso te quedó salado puedes agregar un trozo grande de papa cruda y esperar a que esta se haya cocido antes de retirarla. Este tubérculo absorberá el exceso de sal y así tendrás un platillo rico y saludable.

Añade una papa media cocida. En caso hayas cocinado frijoles, lentejas o algún tipo de legumbre, lo mejor que puedes hacer es colocar una papa media cocida en el centro de la olla por unos 15 minutos aproximadamente. Después deberás retirar.

Agrega leche. Si el guisado que estás preparando es cremoso y se te pasó la sal, solo deberás añadir un poco de leche. Luego, mezcla bien y prueba.

Enjuaga con agua helada. En casa de obtener una pasta salada, colócala directo en agua helada. Este truco también funciona para las verduras.

Añade ingredientes ácidos. Una buena opción para disminuir la sal de la comida y que no modifique el sabor original del platillo, es agregando un poco de jugo de limón, jugo de tomate, vinagre o vino.

Introduce palillos de madera. Otro truco consiste en colocar palillos de madera en la comida cuando se esté cocinando durante unos 10 minutos. Estos absorberán parte del sabor a sal. Recuerda que debes retirarlos todos antes de servir.

Añade más cantidad de ingredientes. Si ya no sabes qué hacer para que tu preparación no sepa tan salada, puedes agregar más cantidad de todos los ingredientes que componen la receta. Definitivamente saldrán más raciones, pero puedes ver el lado positivo, tendrás comida para el resto de los demás días.

Cada vez que tus comidas estén saladas, pon en práctica estos sencillos trucos. De esta manera evitarás desperdiciar alimentos. A continuación, te compartimos también algunos tips para que sepas cuánta sal añadir a tus recetas.

Compruebe también

Receta de Chili con carne casero

Esta es una receta de la gastronomía conocida como tex-mex y resulta de un sabor …