El universo no se expandiría de manera uniforme, sugieren nuevos estudios

Durante décadas, los astrónomos han asumido que el universo se expande a la misma velocidad en todas direcciones. Pero un nuevo estudio, basado en las observaciones de rayos X XMM-Newton de la ESA, Chandra de la NASA y ROSAT del Centro Aeroespacial Alemán (DLR), sugiere que esta premisa básica de la cosmología podría no ser cierta.

Konstantinos Migkas, investigador doctoral en astronomía y astrofísica de la Universidad de Bonn (Alemania), y su supervisor, Thomas Reiprich, querían verificar un nuevo método que permitiera a los astrónomos demostrar la llamada «hipótesis de isotropía». Según este postulado, a pesar de ciertas diferencias locales, el universo tendría las mismas propiedades en cada dirección a gran escala.

Ampliamente aceptada como consecuencia de la física fundamental comúnmente aceptada, esta hipótesis se ha visto respaldada por observaciones de la radiación cósmica de fondo (CMB). Esta radiación, remanente directo del Big Bang, refleja el estado del universo en sus primeros tiempos, cuando apenas contaba con 380.000 años de antigüedad. La distribución uniforme de la CMB en el firmamento sugiere que, en aquellos primeros días, el universo debía de estar expandiéndose con rapidez y a la misma velocidad en todas direcciones.

No obstante, en el universo actual puede que esto ya no sea verdad. «Junto a otros colegas de la Universidad de Bonn y de la Universidad de Harvard, observamos el comportamiento de más de 800 cúmulos galácticos en el universo actual», explica Konstantinos. «Si la hipótesis de isotropía fuera correcta, las propiedades de los cúmulos serían uniformes en todo el firmamento. En cambio, vimos diferencias significativas», añade en un comunicado.

Los astrónomos usaron mediciones de temperatura en rayos X del gas extremadamente caliente que impregna los cúmulos y compararon los datos con el brillo que mostraban en el firmamento. Los cúmulos con la misma temperatura y situados a distancia similar deberían tener un brillo parecido, pero eso no es lo que los astrónomos observaron.

«Vimos que los cúmulos con las mismas propiedades y temperaturas similares parecían menos brillantes de lo que esperaríamos en una dirección y más brillantes en la otra», explica Thomas. Según apunta, la diferencia es «significativa», de alrededor del 30%. «Y no se trata de diferencias al azar, sino que presentan un patrón claro dependiendo de la dirección en que observásemos el universo», agrega.

Compruebe también

Los cambios que ha sufrido por dentro el Apple Watch Series 6

El Apple Watch Series 6 ya está aquí y en iFixit ya le han echado …