5 geniales trucos que tal vez no sabías para mejorar tus conversaciones con WhatsApp

No soy un usuario intensivo de WhatsApp, pero en mi uso de esta aplicación de mensajería móvil siempre me llama la atención la enorme cantidad de gente que conoce ciertos trucos.

Más de uno se sorprenderá por los trucos que voy a señalar a continuación. Curiosamente, y a diferencia de otros trucos, es posible que éstos los conozcan mejor los usuarios de más edad, pues la dinámica de los usuarios más jóvenes demuestra, con frecuencia, que nadie se los ha contado. Me limitaré a cinco:

1. ¿Sabías que con WhatsApp puedes escribir párrafos?

Es posible que este término técnico genere perplejidad o confusión: todo quisque sabe lo que son los emoticonos, los stickers o incluso el cifrado de extremo a extremo, pero el párrafo parece ser el secreto mejor guardado de WhatsApp, pues muy pocos lo usan. Consiste en un conjunto de frases, intercaladas por puntos o comas (o puntos y comas, o dos puntos) que puedes escribir en el mismo mensaje de WhatsApp. Al final se pone un punto (que llamaremos punto y aparte), y entonces envías tu mensaje. En los mensajes de WhatsApp no hay los pequeños límites de caracteres que existen en los SMS o en Twitter, pero la mayoría de los usuarios siguen sin usar los párrafos. Esto tiene consecuencias. Hay muchos usuarios que ya ni siquiera envían frases sueltas, sino distintos mensajes de WhatsApp con palabras sueltas, lo cual es muy molesto para el destinatario. Es posible que muchos usuarios piensen que el ruidito constante de los whatsapps en un móvil tiene efectos beneficiosos para la salud del que los recibe, pero no es así.

2. WhatsApp te permite escribir mensajes legibles

Aunque parezca mentira, WhatsApp te ofrece la posibilidad de que tus mensajes sean comprensibles para el receptor. No es necesario que escribas en lenguaje chat (también llamado lenguaje sms), pues como ya señalé en el anterior punto, este servicio de mensajería no tiene un límite de caracteres tan restrictivo como el de los SMS. Además, en la mayoría de los móviles el corrector ortográfico del móvil está disponible en WhatsApp. Esto te permite escribir sin faltas de ortografía. Conviene dedicar, eso sí, un poco de tiempo a redactar los mensajes para que el corrector no ponga en nuestra mano palabras menos elefantes elegantes que las que queríamos escribir.

3. La repanocha: también te da opción de respetar el sueño ajeno

Muchos ya estamos curados en salud y procuramos dejar el móvil en modo avión cuando toca descansar, pero hay mucha gente que deja el móvil toda la noche con las comunicaciones encendidas, por el motivo que sea. Si son las 3 o las 4 de la madrugada y no estás comunicándote con un noctámbulo como yo, WhatsApp te ofrece la posibilidad de dejar descansar a tu destinatario. No tienes que activar ninguna opción especial en el menú de configuración de la aplicación, te basta con no escribir (sí, aunque parezca mentira, también es posible estar media hora o incluso una hora sin usar el WhatsApp; haz la prueba, te sorprenderás).

4. WhatsApp permite enviar contenido multimedia pero sin pasarte

WhatsApp te permite enviar fotos, vídeos e incluso archivos de audio. Por supuesto, puedes mandar un quintal de fotos, vídeos y audios, y tu interlocutor también te puede mandar a la porra. Ten en cuenta que mucha gente no se conecta con sus móviles mediante Wi-Fi, sino con 3G o 4G, y es posible que tengan tarifas de datos menos generosas que la tuya. Además, si el material enviado consiste en material chistoso, puedes estar abusando en exceso de la paciencia ajena. Ten en cuenta que un móvil es algo que se lleva encima a cualquier sitio, y no es de recibo que tus destinatarios estén recibiendo mensajes pensando que son urgentes, para descubrir que contienen el último meme de Twitter con la cara de un famoso y cualquier frase ridícula.

5. No pulses el botón “Enviar” si quieres iniciar el Apocalipsis

Es posible que hayas enviado un mensaje a alguien esperando una rápida respuesta, pero si no te contestan inmediatamente no se acaba el mundo. Es muy posible que esa persona esté ocupada y no pueda contestar. Para casos como éstos es muy recomendable instalar en tu mente una app muy práctica que se llama Paciencia. No la encontrarás en la App Store de Apple ni en Google Play. Esta app se adquiere a base de ejercicio, a medida que descubres que los demás tienen ocupaciones que -aunque parezca sorprendente- no les permite estar enchufados al móvil todo el día. Si de veras tienes algún asunto urgente, prueba a hacer una llamada, pues aunque parezca mentira, los teléfonos móviles también sirven para hacer llamadas telefónicas. Si no es algo urgente y el asunto incluso puede esperar, ¿por qué no pruebas a enviar un email? Seguro que tu cuenta de correo electrónico ya se piensa que ya no la quieres… Dedícale un minuto al menos, pobriña.

Compruebe también

Los astronomos detectan un planeta gigante orbitando una estrella muerta

Una pequeña enana blanca, WD 1856, está orbitada de cerca por un enorme planeta. NASA …