¿Qué son las terapias complementarias?

En los últimos años, las terapias complementarias se han usado junto a la medicina convencional con el fin de mejorar la calidad de vida de muchos pacientes. ¿En qué consisten? ¿Cuáles son sus beneficios?

Muchas personas se han interesado por las terapias complementarias con la esperanza de mejorar los síntomas de diferentes afecciones. A menudo, se emplean en conjunto con la medicina convencional con el fin de mejorar la salud, promover la calidad de vida y hacer más llevaderos algunos padecimientos. De hecho, hay investigaciones que respaldan su uso.

Si bien no deben ser vistas como un tratamiento de primera línea o un sustituto para las opciones terapéuticas recomendadas por el médico, sí pueden ser un coadyuvante para mitigar síntomas físicos y emocionales de distintas enfermedades. ¿En qué consisten?

Terapias complementarias: lo que debes saber

Las terapias complementarias agrupan un conjunto de recursos terapéuticos que ofrecen un enfoque diferente a la medicina convencional. Sin embargo, en los últimos años se han usado junto a las terapias convencionales debido a los efectos positivos que brindan sobre los pacientes.

Es importante aclarar que los tratamientos de la medicina convencional están basados en investigaciones, donde se hacen pruebas para determinar su eficacia y seguridad. También se conoce como medicina basada en evidencia y es la primera opción al momento de tratar cualquier enfermedad.

Entre tanto, aunque las terapias complementarias también han sido foco de investigación científica, los resultados respecto a su uso son mixtos y siguen siendo insuficientes. Debido a esto, deben aplicarse bajo supervisión médica, de la mano de profesionales en el tema.

Terapias complementarias: lo que debes saber

Las terapias complementarias no son un tratamiento de primera línea contra las enfermedades. Sin embargo, se han aceptado en la medicina convencional como coadyuvantes.

Terapias complementarias y medicina alternativa: ¿hay diferencias?

Es conveniente aclarar que las terapias complementarias son diferentes de la medicina alternativa o tradicional. Estas últimas proponen sustituir la medicina convencional, mientras que las terapias complementarias se usan justamente para complementar tratamientos médicos.

Respecto a la medicina alternativa hay opiniones divididas, ya que tiene defensores y detractores. En cualquier caso, no se acepta en la medicina convencional, pues carece de respaldo científico y puede poner en riesgo la salud de los pacientes al sugerir abandonar el tratamiento médico.

¿Cómo elegir un terapeuta complementario?

Para aplicar la medicina complementaria de manera adecuada, es primordial elegir un terapeuta certificado y que esté registrado en un organismo profesional. Algunos profesionales sanitarios están capacitados para realizar este tipo de terapias, lo que puede resultar más seguro.

Es bueno preguntar al terapeuta cuántos años de experiencia tiene en el área, qué tipos de técnicas utiliza y qué nivel de capacitación tiene de acuerdo a la condición que se quiere tratar. Un médico también puede orientar sobre qué terapéutica complementaria es mejor de acuerdo a la enfermedad.

Algunas opciones, como el yoga o el taichí, se pueden poner en práctica desde el hogar, pero es conveniente tener orientación profesional durante las primeras sesiones. Una mala práctica de estas disciplinas puede reducir su eficacia y derivar en dolencias o efectos indeseados.

Taichí

Algunas terapias complementarias pueden hacerse en la comodidad del hogar. Sin embargo, es conveniente recibir primeramente orientación de cómo hacerlas de forma correcta.

Tipos de terapias complementarias

Hay muchos tipos de terapias complementarias que pueden servir como coadyuvantes para mejorar la salud ante ciertos padecimientos. Como hemos comentado, la elección entre una opción u otra depende del tipo de enfermedad y de las preferencias del paciente.

Veamos a continuación las más utilizadas, de acuerdo con información del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Acupuntura

La acupuntura consiste en la inserción de agujas en puntos específicos del cuerpo con el fin de estimular los impulsos nerviosos. Es una de las terapias de medicina complementaria más investigadas y se emplea, sobre todo, para aliviar el dolor.

Aromaterapia

Esta terapia hace uso de distintos aceites esenciales a través de difusores, masajes o baños. Inhalar los aromas produce un efecto relajante que puede ayudar a reducir estados de estrés y ansiedad. Incluso, estudios sugieren que puede ayudar a calmar dolencias, como las cefaleas.

Terapia de masajes

En la terapia de masajes, un terapeuta presiona, frota y manipula los tejidos blandos del cuerpo para inducir a la relajación y promover el bienestar general. En algunos casos, se emplean para reducir la tensión muscular y calmar dolencias.

Otras terapias

  • Homeopatía
  • Osteopatía y quiropráctica
  • Reflexología
  • Yoga, pilates y taichí
  • Meditación y mindfulness
  • Qi gong (interno y externo)
  • Biorretroalimentación

Siempre consultar con un profesional

El éxito de las terapias complementarias depende en gran medida de cómo se practiquen. Por eso, es importante hacerlo con ayuda de profesionales. Cualquier duda al respecto debe ser resuelta con el médico. Además, antes de elegir alguna opción es mejor determinar el estado de salud actual. En ciertas condiciones, estas terapias no son recomendadas.

Compruebe también

¿Mascarillas en los gimnasios? Hablan los expertos

Aún así, los expertos recomiendan que ante el imperativo de ponerse la mascarilla en un …