Casi 80 muertos por consumo de alcohol adulterado en provincia sureña iraní

Casi 80 personas han fallecido por consumir alcohol adulterado en la provincia de Fars, en el sur de Irán, país en el que se han registrado cientos de intoxicaciones y muertes por este motivo en las últimas semanas.

El jefe de Emergencias de Fars, Mohamad Yavad Moradian, informó de que en su provincia ha habido hasta hoy un total de 642 casos de intoxicación que requirieron hospitalización, de los que 79 perecieron.

Las cifras de intoxicados con metanol están siendo ofrecidas por responsables provinciales y no de modo rutinario por lo que es difícil contabilizar con precisión los casos a nivel nacional, más en un país donde está prohibido el consumo de alcohol desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979.

Las intoxicaciones por alcohol en Irán han tenido un llamativo repunte coincidiendo con la propagación del coronavirus en el país y la publicación de informaciones en las redes sociales que apuntaban a la utilidad del alcohol contra esta pandemia.

“El consumo de cualquier tipo de alcohol de ningún modo es eficaz en la prevención del coronavirus y tiene efectos dañinos”, subrayó Moradian, citado por la agencia semioficial ISNA.

El coronavirus ha causado la muerte de 2.640 de los más de 38.000 contagiados en Irán, según las últimas cifras del Ministerio de Salud.

Las razones del aumento de las intoxicaciones pueden ser varias. Por un lado, la creencia en esos rumores de ciertos sectores de la población con poco nivel educativo y, por otro, el mayor consumo de alcohol en una situación de crisis y de confinamiento.

En la provincia de Fars, la mayoría de los afectados tiene por ejemplo entre 20 y 40 años, aunque también hay algunos niños y mayores intoxicados.

El amplio y peligroso uso de alcohol metílico en vez de etílico ha estado asimismo fomentado por la escasez del segundo a principios de este mes en el marco de la pandemia.

No obstante, este tipo de intoxicaciones no son una excepción en Irán debido a que la prohibición gubernamental del consumo de alcohol ha llevado a su fabricación casera y sin controles sanitarios.

Otra de las provincias que más casos ha registrado este mes es la occidental de Juzestán. Las últimas cifras, que datan de hace ya una semana, hablan de 673 intoxicaciones.

El portavoz de la Universidad de Ciencias Médicas de Ahvaz, la capital provincial, Ali Ehsanpur, detalló que estos casos tuvieron lugar entre el 5 y el 20 de marzo y que de ellos 63 perdieron la vida.

Según denunció en su momento la Fiscalía de Ahvaz, con la propagación de COVID-19 y la disminución de la disponibilidad de etanol en el mercado, algunos comerciantes manipularon el metanol y lo decoloraron con lejía.

También se ha visto gravemente afectada la provincia norteña de Alborz, cuyo jefe de Emergencias, Hasan Madadí, informó el pasado día 25 de la muerte reciente de 31 de los 147 intoxicados con metanol.

Las fuerzas de seguridad ya han decomisado miles de litros de alcohol adulterado y han efectuado arrestos de fabricantes y distribuidores, entre ellos ocho en Fars.

Compruebe también

Desarrollan un filtro de aire capaz de matar al coronavirus instantáneamente

Un equipo de investigadores de la Universidad de Houston acaba de anunciar el desarrollo de …