Cae el gobierno de Kosovo en plena pandemia

El gobierno de coalición que dirige Kosovo desde hace menos de dos meses cayó este miércoles (25.03.2020) por un voto de censura, el desenlace de una lucha interna que priva al territorio pobre de un Ejecutivo en medio de una pandemia de coronavirus.

La moción de censura fue presentada por el partido minoritario de la coalición gubernamental liderada por el primer ministro Albin Kurti, líder del partido nacionalista de izquierda Vetevendosje, que llegó al poder con la promesa de poner fin al reinado de las élites acusadas de corrupción.

Después de 12 horas de debate, la moción de censura presentada por la LDK de centro-derecha logró 82 votos de 120.

Desde hace días, muchos habitantes de la antigua provincia serbia donde los servicios de salud carecen de recursos llevan a cabo cacerolazos en los balcones para protestar contra la crisis política.

En la apertura de la sesión, un manifestante desafió el toque de queda decretado por el nuevo coronavirus para desplegar una pancarta frente al parlamento en la que se leía: «La pandemia más peligrosa para Kosovo es la política. ¡Sois una vergüenza!»

El primer ministro y sus partidarios afirman ser víctimas de las maniobras del presidente Hashim Thaci, un exguerrillero y figura central de la política kosovar desde la guerra de independencia de 1998-99.

Los veteranos de la independencia del PDK salieron derrotados en las elecciones legislativas de octubre, pero el mandato del presidente Thaci, su líder, no termina hasta 2021.

Albin Kurti acusó al presidente de haber orquestado la crisis política para ultimar un proyecto, apoyado por Estados Unidos, para el intercambio de territorio con Serbia. Según la prensa local, este proyecto supondría una modificación de las fronteras entre Kosovo y Serbia, que nunca ha reconocido la independencia de su antigua provincia proclamada en 2008.

Notiespartano/DW.com

Compruebe también

Los casos de coronavirus a nivel mundial superan los 12 millones de personas

Los casos de coronavirus a nivel mundial superan los 12 millones, según un recuento de Reuters