Qué ver en Hiroshima

Pocos lugares en el mundo han sufrido de una devastación tan atroz como Hiroshima. Esta ciudad del oeste de Japón es un referente ineludible en la historia contemporánea de la humanidad. Fue el escenario del ataque nuclear del 6 de agosto de 1945, que definiría la rendición de Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencia de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, murieron unas 166 mil personas. Aproximadamente un 20% de esta cifra, fueron muertes atribuidas al envenenamiento por radiación. Esta población que quedó en una devastación absoluta, logró renacer de sus cenizas. Ahora, totalmente recuperada, surge como una ciudad digna de admiración, y con un gran atractivo turístico. Si te genera interés este particular destino, sigue leyendo y descubre los diez mejores lugares qué ver en Hiroshima.

Hiroshima fue fundada en el año 1569, en la costa del mar Interior de Seto, por el señor feudal Mori Terumoto. Su edificación se hizo exactamente sobre el delta del corto río Ota, que con sus siete ramificaciones, divide la ciudad en seis islas que se proyectan hacia la bahía de Hiroshima, principal entrada al mar. Es una ciudad llana, que se extiende en 905 kilómetros cuadrados. Luego de su recuperación en el período post guerra, la ciudad se consolidó como el principal centro industrial de la región de Chugoku – Shikoku. El rubro predominante es la fabricación de automóviles, y dentro de éste, la empresa Mazda Motor Corporation se alza con el liderazgo total de la economía de la región. Es una ciudad portuaria, y su aeropuerto tiene mucho movimiento, gracias al constante transporte de mercancías.

Desde el punto de vista histórico y cultural, Hiroshima, al igual que el resto de Japón, son un tesoro de la humanidad. Sus parques llenos de una belleza exótica, la arquitectura típica de la región, vegetación abundante, un desarrollo urbanístico y tecnológico reluciente, y la excepcional gastronomía del país, con sus platos y dulces típicos japoneses, forman un atractivo importante para los viajeros que se animan a recorrerla. Hiroshima promete un viaje inolvidable. Hoy te traemos los diez mejores lugares qué ver en Hiroshima, para que le saques el mayor provecho posible a tu visita.

 

 

1. Monumento de la Paz de Hiroshima

Qué ver en Hiroshima. Monumento de la Paz de Hiroshima

El epicentro de la explosión de la primera bomba atómica arrojada sobre una población civil, fue a una distancia de muy pocos metros de este edificio. Fue ésta la estructura más próxima que resistió el impacto, así que se convirtió inmediatamente en un símbolo de la ciudad. Se preservó exactamente como se encontraba después del bombardeo, y hoy es un monumento que conmemora esa terrible tragedia, y un símbolo de esperanza en la paz mundial.

El edificio original, también conocido como Cúpula de la Bomba Atómica, fue originalmente proyectado para ser la sede de la Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima. Construido con ladrillo, hormigón y estructuras de acero, fue inaugurado en 1915, y resistió increíblemente el embate de la bomba atómica. En 1996 fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es definitivamente uno de los lugares más importantes qué ver en Hiroshima.

2. Parque y Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

Qué ver en Hiroshima. Parque y Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

Los terrenos en los que se erigió el Parque y Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, eran los que antiguamente ocupaba el distrito Nakajima, que era el corazón político, económico, administrativo y comercial de la ciudad. Toda esta zona fue arrasada de forma inclemente por la bomba atómica. Hoy se convirtió en un espacio en el que se respira la energía de la tragedia, pero también de la recuperación y la esperanza. Son más de 122 mil metros cuadrados, dedicados al legado de Hiroshima y a la memoria de todas las víctimas del ataque. El parque se terminó de completar en 1954, y de allí en adelante se convirtió en uno de los lugares más simbólicos qué ver en Hiroshima.

3. Castillo de Hiroshima

Qué ver en Hiroshima. Castillo de Hiroshima

La construcción original del castillo de Hiroshima, conocido popularmente como La Carpa, data del año 1589. Fue ordenada por Mori Terumoto, uno de los cinco sabios del consejo famoso de Toyotomi Hideyoshi. La preciosa estructura hecha de madera y pino, fue declarada como tesoro nacional en el año 1931. Fue un ejemplo perfecto del típico castillo de planicie, y una de las más hermosas muestras de la arquitectura local. El edificio original fue completamente destruido por el ataque nuclear. Sin embargo, en el año 1958 fue reconstruido como una réplica casi exacta, y sirve hoy como museo de la historia de Hiroshima antes de la Segunda Guerra Mundial. En esta visita apreciarás la historia y la arquitectura más auténticas de Japón.

4. Jardines Shukkeien

Qué ver en Hiroshima. Shukkeien

Pocos lugares en Hiroshima transmiten tanta paz, armonía y regocijo, como los Jardines Shukkein. Llenos de estanques, islas, puentes, pinos, lámparas de piedras, casetas y corrientes de agua, están inspirados en las más lindas escenas de las leyendas chinas. Los Shukkein se cuentan entre los jardines más antiguos de Hiroshima, con más de 400 años de historia. Aunque la devastación de la guerra los alcanzó, reabrieron sus puertas en el año 1951, luego de extensas remodelaciones. Este es uno de los destinos qué ver en Hiroshima, que más valoran los viajeros amantes de la paz, la naturaleza y el descanso.

5. Monumento a la Paz de los Niños

Qué ver en Hiroshima. Monumento a la Paz de los Niños

Sadako Sasaki fue una niña japonesa que tenía sólo dos años, cuando quedó expuesta al bombardeo atómico. Vivía con su familia en una casa cercana al puente de Misasa, a unos 1.700 metros del epicentro de la explosión. Al ocurrir el impacto de la bomba, la pequeña voló a través de una ventana. Su madre fue tras ella, encontrándola bien y sin lesiones aparentes. Ambas huyeron por la calle, quedando expuestas a lo que se denominó como lluvia negra. En 1954, con once años de edad, la niña empezó a padecer: hinchazón en el cuello y detrás de las orejas, síndrome purpúrico en las piernas, y una leucemia maligna aguda de las glándulas linfáticas, a la que su madre se refería como «la enfermedad de la bomba atómica».

Diez años después de la explosión atómica, se observó un alarmante aumento en los niveles de leucemia, especialmente en niños. Se asumió que eran consecuencia de la exposición a la radiación. Luego de la muerte de Sadako, fue erigido este Monumento, como un homenaje a ella y a los otros tantos niños que murieron por los efectos del ataque nuclear. El Monumento a la Paz de los Niños fue inaugurado en 1958, y está situado en el Parque conmemorativo de la Paz de Hiroshima. Se construyó con dinero proveniente de una campaña de recaudación de fondos de los escolares japoneses, entre ellos compañeros de clase de Sadako. Es un lugar muy simbólico qué ver en Hiroshima.

6. Calle Hondori

Si quieres darle un poco de alegría y vida nocturna a tu viaje, la calle Hondori es un lugar genial qué ver en Hiroshima. Esta calle ha sido un símbolo de la vida comercial de la ciudad desde hace muchos años. En la Segunda Guerra Mundial fue completamente destruida, y su remodelación se dio en el año 1950. El dato más curioso de esta calle, es que está toda cubierta. Sus mas de quinientos metros de largo, están repletos de bares, restaurantes y tiendas de marca. La calle Hondori se convirtió en el centro indiscutible de la vida nocturna de Hiroshima, llegando a recibir durante los fines de semana a más de cien mil personas.

7. Mitaki-dera

Qué ver en Hiroshima. Mitaki-dera

En el templo Mitaki-dera, el viajero puede volverse uno con la naturaleza. En el centro de Hiroshima encontramos este mágico lugar, cuyo interior resguarda más de trescientas estatuas de piedra de Buda, que transmiten una serenidad sin igual. Las flores de cerezo y las hojas de otoño, también son elementos distintivos de este templo que es uno de los lugares más mágicos qué ver en Hiroshima. La ladera de la montaña que lo arropa, se abre para dar paso a tres cascadas, que llenan el ambiente de frescura. La esencia del budismo se respira en toda la extensión del Mitaki-dera.

8. Hijiyama Park

Qué ver en Hiroshima. Hijiyama Park

Conservando la tendencia de la conexión con la naturaleza, el Hijiyama Park es un imperdible para todo aquel que visite Hiroshima. Una pequeña colina en el parque da una de las mejores vistas de la ciudad. El Museo de Arte y una Biblioteca, también forman parte de los atractivos del lugar. Son típicas sus flores de cerezo, y las inmensas esculturas que lo decoran. Es un lugar perfecto para pasar una tarde al aire libre, leyendo un buen libro o dando una tranquila caminata.

9. Santuario de Itsukushima

Qué ver en Hiroshima. Itsukushima

Si buscas un lugar qué ver en Hiroshima que te deje verdaderamente sin aliento, tienes que visitar el Santuario de Itsukushima. El santuario se erige en la isla del mismo nombre, ubicada en el mar Interior de Seto. Es un templo sintoísta de adoración de las montañas que fue construido sobre el agua, junto a la isla que fue declarada parque natural. Es considerado un lugar sagrado, y por tanto, está sometido a severas leyes de conservación del patrimonio, administradas por el gobierno japonés. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1996, y es una visita que sin duda te fascinará.

10. Parque Momijidani

Qué ver en Hiroshima. Parque Momijidani

Momijidani significa literalmente, «valle de los árboles de arce», y es uno de los parques más emblemáticos de esta región de Japón. Situado en medio de la isla de Miyajima, el parque le regala a sus visitantes una experiencia de naturaleza plena en colores. Unos doscientos árboles de cinco variedades diferentes, cubren las colinas del lugar. Los cerezos en flor y el follaje del otoño, son de las visuales más impactantes para el viajero. Un lugar inolvidable qué ver en Hiroshima.

Japón es un país de grandeza inagotable. Con milenios de historia, la cultura japonesa ha captado la atención de los viajeros desde siempre. Sin embargo, entre todas las bellezas del país, Hiroshima es una ciudad realmente destacada. Naturaleza viva y colorida, misticismo, arquitectura maravillosa, desarrollo industrial, y una de las historias más cruentas del mundo, son el resumen de esta ciudad que, cual ave fénix, resurgió de sus cenizas para conquistar a todo el que se anime a explorarla.

Compruebe también

Parque nacional Los Glaciares, el tesoro blanco

El mundo del que somos parte es completamente maravilloso. Basta con mirar a nuestro alrededor y admirar …