Diálogo con las Mujeres, por Adalberto Orta

En un ambiente de confraternidad, respeto y sencillez, se realizo en la casa naranja, la sede del entendimiento y el hogar de buenas costumbres; ubicada en la calle las flores de Porlamar, entre las plazas Ali Primera y Periodista; el conversatorio denominado: Empoderamiento, liderazgo femenino y Derechos Humanos. Todo en el marco del Día Internacional de la Mujer. Las ponentes: la economista Esmeralda Salcedo (Primera Dama del Municipio Maneiro) quien habló sobre el empoderamiento, su ejercicio en el área social, el enlace exitoso con el tejido social en su municipio y de los proyectos que se avecinan, adicionalmente mostró su disposición a coadyuvar constantemente para materializar la configuración de talleres que sirvan de ejercicio para el trabajo a mujeres de escasos recursos económicos. Por otro lado, la Doctora María Verdeal, quien es profesora universitaria, especialista en Derechos Humanos y Vicepresidenta Nacional del M.A.S., abordó el tema del liderazgo femenino y los derechos humanos en el mundo y Venezuela. A este acto acudieron hombres, mujeres y jóvenes de distintos estratos sociales, quienes intercambiaron opinión de una manera libre, respetuosa y muy amena. La moderación de esta hermosa actividad, estuvo orientada por dos brillantes mujeres: la Doctora Mariana Mariña de 27 años y la estudiante universitaria Irina Goschenko de 17 años, presidenta del centro de estudiantes del IUTEMAR; ellas con carisma y espontaneidad hicieron pasar a los presentes un momento ameno y solidario.  El cierre del evento fue de alegría y compromiso donde hubo un espacio musical en las voces de las inteligentes Mariana e Irina.

     La lucha por la igualdad de género es de siempre, es de la historia misma; aun cuando la mayor connotación empieza a principios del siglo pasado. El 8 de marzo fue institucionalizado como Día Internacional de la Mujer por decisión de las Naciones Unidas en 1975.

      Las mujeres son seres extraordinarios, solo los misóginos las combaten, las agreden, le violan sus derechos, le ponen trabas en sus ascensos sociales y políticos. Solo mentes perversas y demagoga puede estar en contra de una mujer buena en sentimientos, inteligente en la acción y brillante en la vida política.

 William Golding escribió: “Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales que los hombres. Son bastantes superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que le des a una mujer lo hará mejor. Si le das esperanza, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará el corazón. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des”.

      Doy gracias a la dignidad de la primera Dama de Maneiro la Economista  Esmeralda Salcedo, la capacidad de la Doctora María Verdeal, la bondad de la Doctora Mariana Mariña, la sonrisa de la estudiante Universitaria Irina Goschenko y el afecto del público presente; por habernos dado la oportunidad de compartir tan gratas enseñanzas con inteligencia destreza y humildad. Así se construye un país. Esa es la Venezuela que todos necesitamos y queremos. Una patria de oportunidades, paz, diálogo y reconciliación.

 

Compruebe también

Con el sol en la espalda, por José Gregorio Rodríguez

Con el sol en la espalda los partidos políticos ya no lo respaldan, sino que además, perdió el afecto del pueblo.