Disturbios hunden a Haití en la pobreza

Foto de archivo. Manifestantes corren para cubrirse durante un tiroteo en Champ de Mars, Puerto Príncipe. 23 de febrero de 2020. REUTERS/Andres Martínez Casares

PORT-DE-PAIX, Haití, 4 mar (Reuters) – A Jacquelin Joseph le está costando reabrir su pequeña tienda de alimentos y bebidas en la ciudad de Port-de-Paix, en el norte de Haití, meses después de que el país volviera a la normalidad tras violentas protestas antigubernamentales.

Este haitiano de 45 años se vio obligado a cerrar la tienda en diciembre, cuando se quedó sin existencias después de que las protestas contra la mala gestión económica y la corrupción del presidente Jovenel Moise interrumpieran las comunicaciones en todo el país.

Los disturbios alimentaron una inflación ya de por sí alta y Joseph consumió rápidamente los pocos ahorros que tenía.

Ahora, con ocho hijos que alimentar y las facturas amontonándose, está desesperado por volver al negocio. Pero la reconstrucción no es una tarea fácil para los haitianos como él, que apenas lograban sobrevivir antes de la crisis.

«No me queda dinero para reiniciar mi negocio», dice Joseph, que teme la llegada de la gente a la que debe dinero por el alquiler o las mercancías. «Pedí al banco un microcrédito, pero uno de los requisitos era que tuviera existencias, y no tenía nada».

Las repercusiones económicas del bloqueo de tres meses de Haití en todo el país siguen manifestándose en lo que ya era la nación más pobre del hemisferio occidental, donde se estima que alrededor de dos tercios de los adultos están desempleados o subempleados.

Los haitianos se vieron descapitalizados: muchos negocios tuvieron que cerrar, otros tuvieron que reducir drásticamente los puestos de trabajo. En un país en el que la agricultura representa la mitad de todos los empleos, varios campesinos dijeron a Reuters que no saben cómo van a adquirir semillas y fertilizante para plantar de nuevo.

Los disturbios han asustado a los posibles inversores y turistas, provocando el cierre de algunos hoteles y torpedeando los intentos de reanimar la atribulada industria turística de la nación caribeña.

La violencia sigue estallando esporádicamente. El fin de semana pasado, el Gobierno canceló las celebraciones del Carnaval en la capital después de que una protesta policial derivara en enfrentamientos callejeros y disparos mortales el primer día, lo que supone un nuevo varapalo para una economía de 9.700 millones de dólares que ya está de rodillas.

Junior Ceme, de 34 años, que tiene un puesto de venta de baratijas en la plaza pública del Champ de Mars en Puerto Príncipe, donde tienen lugar las festividades, dijo que había pedido prestados unos 150 dólares a un amigo para comprar más artículos, ya que esta suele ser la época más ajetreada del año para su negocio.

«Pero no he vendido nada desde esta mañana», dijo. «No sé cómo voy a devolver el dinero».

El Banco Mundial estima que la economía de Haití se contrajo un 0,9 por ciento el año pasado. Este año espera una nueva contracción del 1,4 por ciento, seguida de un 0,5 por ciento en 2021: la primera recesión de tres años desde que Haití quedara paralizado por las sanciones estadounidenses impuestas al país tras un golpe militar a principios de los 90.

«Las consecuencias de la crisis actual son aún peores que el embargo, un terremoto o varios huracanes, porque estamos hablando de un colapso del Estado», dijo Georges Sassine, presidente de la Asociación Industrial de Haití. «Y aún no se han sentido todas las consecuencias».

SIN TRABAJO

Los fabricantes de textiles, la principal exportación de Haití, han recortado alrededor del 5 por ciento de los 58.000 puestos de trabajo debido al cierre, según Sassine. Hace tres años, había estimado que el sector podría añadir 300.000 empleos para el ejercicio 2020/2021, con lo que se garantizaría la estabilidad política.

Según el economista haitiano Etzer Emile, los más afectados son aquellos que no tienen los recursos para protegerse en un país donde más de la mitad de la población vive por debajo de la línea de pobreza de 2,41 dólares al día.

«Estamos viendo una aceleración de la pobreza», dijo, mientras las organizaciones internacionales advierten sobre la creciente crisis alimentaria.

Aunque las protestas han disminuido un poco, no hay señales de resolución del malestar político y sus causas fundamentales en un futuro próximo.

El presidente Moise ha estado gobernando por decreto desde enero después de que el país no celebrara elecciones legislativas. La oposición ha rechazado sus llamamientos a favor de un acuerdo de reparto del poder.

La crisis política ha privado al país de 11,2 millones de habitantes de financiación internacional, lo que ha dificultado aun más su capacidad de responder al empeoramiento de los problemas económicos.

«Cada vez que en Haití se tiene algún plan para lograr el éxito, hay una crisis política que lo destruye todo», dijo Elie Jean, de 27 años, que dirige una lechería en el noroeste de Haití, en las afueras de la ciudad de Jean Rabel.

La nueva y brillante planta fue financiada con fondos de desarrollo de la Unión Europea, dijo, pero ha tenido dificultades para reabrirla tras el cierre porque muchos granjeros vendieron sus vacas cuando la situación se puso difícil.

SIN DINERO

Incluso para aquellos que han logrado retomar su negocio, las ventas se han estancado debido a la caída de los ingresos.

«La gente trata de regatear más», dijo Yolande Cassien, de 24 años, que vende alimentos básicos como arroz, salsa de tomate y cubitos de caldo en su porche en Port-de-Paix. «Y si alguien que pasa hambre me pide comprar a crédito, no puedo negarme».

La actividad de las pandillas floreció durante la parálisis del país cuando las autoridades tenían menos control que habitualmente, y sigue afectando al transporte de mercancías.

Benito Voltaire, de 57 años, propietario de una tienda en Jean Rabel, dijo que hacía meses que no podía abastecerse de su producto más popular, la clarina -un licor destilado parecido al ron hecho con azúcar de caña- de los vendedores del sur.

«Mi proveedor dice que es un problema enviarlo debido a los bandidos», dijo Voltaire.

En Port-de-Paix, Joseph dice que un amigo le dio bolsitas de agua potable a crédito para que las vendiera, así que está empezando de nuevo su negocio, a menor escala.

«El país está difícil», dijo. «Estamos abrumados por todo».

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

Colombia amplía cuarentena hasta julio para contener el virus

El Gobierno colombiano anunció la prolongación por un mes de la cuarentena contra el coronavirus …