Pitcher venezolano podrá lanzar ante su familia tras una larga espera

Cuando el venezolano Germán Márquez de los Rockies lance en su primer juego de la Liga del Cactus este año, lo estará haciendo frente a dos fanáticos bien especiales.

Márquez, de 25 años y cuya sólida temporada del 2019 afianzó su puesto en el frente de la rotación de Colorado, lanzará por fin frente a su esposa, Dilvanny, y su hijo de 19 meses, Damián, después de haberles conseguido visas a ambos.

El derecho, quien nació en San Félix, estado Bolívar al sur de Venezuela, lanzó por última vez frente a su familia en 2012 cuando estaba en la Liga Dominicana de Verano actuando por los Rayas de Tampa Bay, que lo cambiaron a los Rockies antes de la temporada 2016.

“Es bien emocionante tener a tu familia en la tribuna”, dijo Márquez. “Va a ser fantástico, será la primera vez para ellos”.

No es que él no contara con el apoyo de su gente en Venezuela, donde un grupo de entre 20 familiares y amigos suele reunirse para ver sus juegos. Pero reconoció que algunas veces sentía que le faltaba algo cuando veía a sus compañeros reunirse con sus seres queridos.

“Es bien duro estar lejos de tu familia”, confesó. “Es duro, pero tienes que seguir adelante”.

Difíciles visas

Los problemas políticos y la tensa relación entre el régimen venezolano y Estados Unidos se han combinado para que los viajes al país suramericano sean una experiencia difícil.

Márquez, quien firmó una extensión de contrato de cinco años y $43 millones con los Rockies en abril pasado, originalmente pudo conseguirle una visa a Damián, pero no a Dilvanny porque no estaban casados. Luego cerró la embajada de EEUU en Venezuela.

El derecho eventualmente se casó con Dilvanny y luego la familia siguió los pasos de muchos otros venezolanos, incluyendo atletas, que viajan a Colombia para conseguir las visas.

Si el pasado sirve como indicativo, Márquez deleitará a su familia con buen pitcheo. Debutó con los Rockies en 2016 y desde 2017 es séptimo en la Liga Nacional en ponches (552) y aperturas (90), octavo en innings lanzados (532) y ganados (37), y décimo en porcentaje de ganados y perdidos (.617).

La temporada pasada, cuando fue colocado en la lista de lesionados debido a una inflamación en el brazo derecho el 28 de agosto, lideraba el viejo circuito en entradas lanzadas (174), estaba empatado de quinto en victorias (12) y era noveno en ponches con 175.

Compruebe también

Desde la Segunda Guerra Mundial no era cancelado Wimbledon

El torneo de Wimbledon, que se iba a celebrar del 29 de junio al 12 …