Gallup: la crisis de liderazgo político «es un problema serio»

Poca confianza en los políticos de todo el mundo, pero esperanzas en Europa. Ese es el resultado de una encuesta de Gallup. Su jefe, Kancho Stoychev, explica a DW por qué Angela Merkel y el Papa siguen siendo populares.

DW: Sr. Stoychev, ¿cuáles son las principales tendencias mundiales que descubrió en la última encuesta Gallup para evaluar a los principales políticos del mundo?

Kancho Stoychev: Si miramos la lista de los líderes globales, la tendencia más importante es que su calificación está empeorando en todo el mundo, casi sin excepción. Estamos registrando una crisis de liderazgo que se está agudizando. Y eso es bastante peligroso, porque hemos medido a 12 líderes políticos, y estos representan a más de cuatro mil millones de personas, que es más de la mitad de la población mundial. Si tenemos una crisis entre los líderes políticos de más de la mitad de la población mundial, eso es un problema serio.

El presidente de Gallup International Association, Kancho Stoychev.

Los mejor evaluados son el Papa Francisco y la canciller alemana, Angela Merkel. ¿A qué se debe?

Este fue un mensaje claro alrededor del mundo: la gente prefiere un enfoque reflexivo y medido, una forma más responsable de actuar. El Papa es percibido más como un referente, no como una persona política. Es un líder espiritual. En el caso de la canciller Angela Merkel, si comparamos los resultados de hace tres años, ella bajó un 5%. Sin embargo, sigue siendo la personalidad política mejor evaluada y aceptada del mundo. Y eso muestra claramente qué tipo de comportamiento global quiere la gente.

Los líderes políticos de las potencias mundiales reciben malas calificaciones. ¿Por qué pasa eso?

Algunos líderes políticos han perdido seriamente prestigio y la confianza de la población. En los últimos tres años hemos visto una disminución significativa de la confianza, por ejemplo, en el primer ministro de la India, Narendra Modi. El presidente ruso Vladimir Putin y algunos otros políticos importantes también han caído. En el caso del presidente Donald Trump, la calificación sigue siendo tan negativa como hace tres años. Y de acuerdo con nuestras mediciones, está al final del ranking de los doce líderes mundiales. Estamos en una época en la que observamos dos tendencias: una tendencia mundial de «yo primero», que promueve el nacionalismo, entre otras cosas, y una tendencia de «nosotros somos el mundo».

(Hoy en día) el mundo tiene al menos cuatro superpotencias serias: EE. UU., Rusia, Europa y China. Y en esta situación, no solo se ha ralentizado el proceso de globalización, sino que al mismo tiempo se ha iniciado un nuevo proceso, el de regionalización. No solo en un sentido geográfico, sino también en un sentido político y cultural.

Foto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente de los EE. UU. Donald Trump es uno de los líderes mundiales peor evaluados.

¿No es paradójico? Europa se está debilitando, pero los políticos europeos disfrutan de mayor confianza.

Siempre hay dos caras de la moneda: Europa es considerada por un amplio margen en todo el mundo como la gran fuerza estabilizadora. Por otra parte, Europa sufre una serie de problemas, como el proceso del «brexit» que acaba de terminar. Europa es tal vez la última gran esperanza de la humanidad en estos días para un desarrollo racional, responsable y pacífico en el mundo con su famoso «poder blando». El problema es que puede ser que este poder blando ya no sea suficiente.

¿Cuáles son las principales tendencias con respecto a la libertad y la paz?

A largo plazo se observa una tendencia positiva. Gallup hace estas encuestas hace 73 años. Hace 73 años, la guerra era normal en la mente de las personas, y no solo en sus mentes, sino en la realidad de sus vidas. Hoy en día, la paz es la norma aceptada. Y lo mismo se aplica no solo al comportamiento normativo de las personas con respecto a la paz, sino también en cuanto a que el crecimiento es la norma. Sabemos que el desarrollo no siempre ha estado presente en la historia. La humanidad cambia. Pero desafortunadamente también se está enfrentando a nuevos desafíos. Y si miramos el cuadro político global de estos días, vemos que la confrontación está creciendo. Y en la conciencia de las masas hay un creciente miedo de que este nuevo orden mundial que debemos establecer, no se consiga lo suficientemente rápido.

En este contexto, es importante señalar que en todo el mundo hay una esperanza creciente de que Europa desempeñe un papel más importante en la política mundial. Y el mensaje claro es que los políticos europeos no solo deben entenderlo, sino que también deben tratar de superar lo más rápido posible sus luchas y problemas internos para poder abordar los problemas mundiales lo antes posible.

Kancho Stoychev es el presidente del instituto de investigación de mercado y opinión pública estadounidense Gallup International.

Compruebe también

Insultos y acusaciones marcan primer debate presidencial Trump – Biden

Insultos y acusaciones marcan primer debate presidencial entre los aspirantes a la Casa Blanca