El vehículo autónomo beneficiaría la salud si es compartidos y eléctricos

El vehículo autónomo plantea una nueva forma de movilidad que beneficiaría a la salud si el uso es compartido y el motor eléctrico, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) publicado en la revista científica Annual Review of Public Health.

La tecnología autónoma incluye a los vehículos capaces de autoconducirse sin necesidad de un conductor que ejerza un control físico activo o monitoreo de algún tipo.

Esta investigación ha estimado que en el año 2020 un 5% de las ventas de automóviles serán de vehículos autoconducidos, una cifra que podría aumentar al 40 % en 2030.

El investigador de ISGlobal y la Universidad Estatal de Colorado y primer autor del trabajo David Rojas ha afirmado que “a nivel internacional hay poca planificación o anticipación por parte de las autoridades sobre estas tecnología de transporte”.

Sin embargo, el investigador ha subrayado “el valor de esta tecnología” y ha insistido en que los vehículos autónomos “cambiarán nuestras ciudades, la forma en que viajamos e impactarán en la salud pública”.

Entre estos beneficios han sido destacados la seguridad viaria y una reducción del volumen de gases contaminantes emitidos, siempre que los vehículos sean eléctricos y se usen para viajes compartidos.

Rojas ha advertido de que la implementación de los vehículos autónomos puede acarrear “beneficios o riesgos para la salud”, dependiendo de “cómo se implementen, el uso que tengan, qué combustible y motor utilicen y cómo se integren con otros medios de transporte, entre otros”.

El estudio ha indicado que si los vehículos autónomos se implementan para el uso individual y con motores de combustible fósil supondrían un aumento de los riesgos para la salud pública, ya que esto aumentaría el tráfico motorizado, lo que provocaría más sedentarismo y peor calidad del aire.

Mark J. Nieuwenhuijsen, autor del estudio y director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, ha explicado que “la implementación de los vehículos autónomos se planificará lo antes posible para minimizar los riesgos y maximizar su beneficios para la salud”.

“Esto permitiría apoyar el transporte público y activo, priorizando las comunidades más desfavorecidas y contribuyendo a la evolución de la planificación urbana y del transporte hacia un entorno urbano más saludable”, ha concluido Nieuwenhuijsen.

Compruebe también

Twitter se prepara para iniciar las pruebas de mensajes directos de voz

La red social Twitter anunció el inicio de las pruebas de una nueva función para …