Home / Opinion / «Seguid el ejemplo que Santiago dio», por José Angel Borrego

«Seguid el ejemplo que Santiago dio», por José Angel Borrego

Con presión popular: Nueva Constitución en Chile

El Código Civil de Chile fue redactado por Andrés Bello y aún permanece vigente. Cuán anticipado a su época estuvo el sabio venezolano despreciado en su tierra y acogido por los chilenos con mejor óptica social que nosotros, antes, y también ahora. Y quien allá no acepte o quiera tangenciar la preminencia de eso que los chavistas llaman Soberano pero que no se respeta, asumen consecuencias como las vividas por Piñera en estas últimas semanas. Chile, pues, con mayor musculatura política que nosotros, supo que no es con discursos manidos ni con contemplaciones platónicas como obtendría respuestas del país político, sino a punta de protestas que se tornaron violentas por intromisión de sujetos infiltrados y por la represión policial contra los manifestantes. Si la policía hubiera hecho su trabajo con inteligencia se habrían evitado 22 muertes violentas y cuantiosas pérdidas patrimoniales pública y privada. La violencia civil fue en respuesta a represión uniformada.

El hecho relevante es que Piñera tuvo que convencer a los congresantes que había que aceptar la exigencia del país de rehacer la carta magna. Porque su articulado no articula al país. Porque su contenido no contiene la esencia del colectivo social. Y porque los políticos se deleitaron por mucho tiempo en posiciones divorciadas con lo que pauta el espíritu del constituyente a la hora de redactar la espina dorsal de una nación.

Los políticos en Chile tal vez aprenderán la lección y aunque seguro intentarán mantener sus prerrogativas en el nuevo texto, habrá alertas porque la protesta se suspende solo a la espera de conocer qué tipo de habas se cuecen en el parlamento. Son los chilenos los más interesados en que retorne la tranquilidad, excepción hecha, desde luego, de aquellos que pretenden cubanizar o venezolanizar a ese país. Este trance preocupa a Maduro quien sin ambages exudó satisfacción por las crisis de Chile y Ecuador, por lo que ahora la frustración que le produce el Caso Bolivia se potencia con las resultas de Chile y se agravará si en Uruguay triunfa la oposición, lo cual luce muy probable.

Traduce todo lo que hemos visto en estos días que solo bajo presión explosiva es posible imponer cambios en países que como el nuestro, donde íconos mastodontarios de la política se aferran a la eternización a la brava. No alentamos violencia pero no debe ser negada a priori. Si se me violenta yo violento. Poner la otra mejilla lo reservamos para el Buen Hijo de Dios, quien a latigazo limpio expulsó mercaderes del templo erigido para Dios. Igual debe hacerse en toda nación donde los mercaderes de la política confisquen el poder vulnerando el espíritu democrático mediante el fraude electoral como ha ocurrido en Venezuela desde el primer revocatorio: aquél solicitado contra Hugo Chávez. De allí en adelante el país no conoce una sola elección libre de garras color rojo/perpetuista.

JoséAngelBorrego

Check Also

La necesaria Reconciliación, por Morel Rodríguez Ávila

En nuestro último anterior artículo formulamos que entre nuestros muchos deseos por la felicidad de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *