Home / Opinion / Aquí no, por Manuel Avila – Encíclica

Aquí no, por Manuel Avila – Encíclica

Esa tesis manejada por teóricos de la política de la elección automática por los siglos de los siglos de los mismos tipos que fueron electos para representar a Nueva Esparta en la Asamblea Nacional quedó fuera de lugar cuando los partidos políticos se atomizaron al 3%. Esa historia se acabó porque los margariteños y cochenses ya tuvimos la experiencia negra de los que se fueron al exterior, de los que nunca hicieron nada por la región y de los que impuestos por los partidos nacionales tampoco aportaron nada por Nueva Esparta.

Risa me dio cuando leí un escrito  enviado por José Ramón Díaz “”200 platos de sopa se repartieron en Vicuña” le dan las gracias a un señor llamado Luís Emilio Rondón, diputado por Nueva Esparta. Qué vaina me dije y es que los neoespartanos con tantos tipos capaces en la isla tenemos que calarnos la imposición de los partidos políticos desde Caracas? Eso no puede volver a ocurrir en Nueva Esparta porque no tienen fuerza los partidos para hacer la misma jugarreta de siempre. Aquí hemos padecido las grandes calamidades y  ninguna voz ha defendido los derechos de los insulares. Aquí hemos tenido problemas de agua, luz, teléfonos, salud, alimentación, inseguridad y nada se ha escuchado a los lejos, ni de los de aquí, ni de los de allá. Esa gente no puede volver al ruedo legislativo porque no cumplieron sus tareas y punto.

Eso da pie a elecciones primarias para todo desde Gobernadores, alcaldes, diputados y concejales, pues esta sociedad que no es agarrada a lazos no se calará más nunca las decisiones cupulares de 4 o 5 partidos políticos que se redujeron a la nada política por falta de liderazgo. Con razón ahora todo el mundo quiere hacer cine, repartir comida, fumigaciones, entrega de medicinas y pare Usted de contar, pues saben que cuando vuelvan las elecciones no hay posibilidad  alguna que los partidos impongan sus candidatos porque a tal o cual tolda le corresponde Guárico o Amazonas y al otro Cojedes o Yaracuy, al otro  Falcón y Bolívar, al otro Vargas y Miranda. Eso no podrá repetirse más nunca porque los partidos políticos convertidos en casuchas vacías tienen que someterse a elecciones primarias para poder tener el consenso de la gente y no de los 4 o 5 conmilitones de la vida política caraqueña. Por eso los chavistas  nos jodieron en varias oportunidades porque no eran los individuos los representantes de la gente, sino los amigos de las cúpulas partidistas.

Primarias para todos es la consigna nacional porque aquí no existen privilegiados que se consideren dioses del Olimpo o privilegiados de los dioses, pues es evidente que se acabó la presión de unos partidos sin votos que no son beneficiados de las encuestas y tendrán que aguantar la carga de una sociedad que aprendió a diferenciar la honorabilidad de la picardía criolla.

Sería muy fácil para las cúpulas decir con mis 5 gobernadores no se metan y ellos son los que van a la arena política y eso no es así, pues si no van los diputados, tampoco irán los diputados, alcaldes y concejales. Esta realidad debe cambiar para el bien del país porque esas elecciones a dedo terminan contaminando el proceso de Unidad Nacional y dejando a la deriva la ruta electoral nacional.

Creer que los partidos abrirán de nuevo las puertas es una utopía porque aquí ya nadie cree en nadie y la gente no se dejará meter strike con ningún avispado personaje de la gobernabilidad nacional o regional, pues es evidente que ya  ni con reales, ni con cargos y menos con cuotas de poder se le puede pasar por encima a un ciudadano que si es verdad que quiere cambios no es con los mismos señores que ostentan el poder. Nadie jugará con ventajas sino con primarias en todos los planos. Con ese panorama de abren las compuertas de las posibilidades y será la misma sociedad la que se serviría sus candidatos como se hace en las naciones democráticas.

Ese jueguito torcido de querer imponer de  nuevo a los mismos personajes ya pasó de moda porque es la gente la que medirá sus propias proyecciones y no hay posibilidad de cambiar el sentimiento de la gente, pues es evidente que todo cambió en medio de un escenario de un pueblo que pide cambios ajuro. Eso pasa por cambiar el CNE· para que los venezolanos podamos elegir sin miedo y con confianza, pues ese ha sido el mal de los últimos tiempos y no quedan dudas que para que los venezolanos volvamos a creer tienen las organizaciones políticas el deber de salir adelante al mostrarse con el pecho desnudo para que la gente vuelva a creer en ellos. Si no se hace por la vía de primarias no hay ninguna posibilidad de salir adelante y se repetirá la historia de los últimos años.

Los líderes se prueban en la arena política y cada uno que saque su fortaleza con la gente para demostrar que son los ungidos por el soberano para llevar con orgullo sus votos como reflejo de una lucha por ganar los procesos internos. Tendrán de nuevo las organizaciones que devolver sus jefes desde el exterior, darle talleres a sus diputados regionales para que por lo menos den la cara por la región y mostrar obras de la grandeza para elegirse como mandatarios.

Ese cuento de soy nombrado por las autoridades se acabó hace buen rato en una realidad política que reclama espacios para la lucha y no es tan fácil imponer criterios tropicales que no pueden cambiar el curso de los ríos.

Venezuela es otra y no se cala cualquier locura partidista de esas que ahora pretenden abrir puertas con cines populares, jornadas de comida o cualquier invento que durante mucho rato no se hacían por estos lares. Ya la gente no come cuentos y esperan primarias para elegir a sus candidatos.

Estaremos alertas ante las jugadas torcidas de quienes pretenden seguir jugando a escondidas en escenarios difíciles donde se requiere de manos aceradas para competir con los candidatos del gobierno. Esa será la tónica de los próximos procesos y cada quien que saque sus mejores fichas para ir al ruedo. Esa es la historia y la gente lo sabe es lo mejor porque “Aquí no” hay posibilidades de ir contra la voluntad de la gente que decidieron realizar cambios y eso pasa cuando no se ve horizonte seguro.

Manuel Avila

Check Also

Ecuador y Chile, retratos, por Morel Rodríguez Ávila

Lo recientemente acontecido en Ecuador y Chile son, sin duda alguna, retratos de una situación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *