Home / Opinion / Contra la historia, por Manuel Avila

Contra la historia, por Manuel Avila

Encíclica

De aquella escuela “Víctor Cedeño” de 1947-1948 todavía hay grandes recuerdos que marcan la existencia de un pueblo de paso que sufrió mucho para tejer su propia historia, para sembrar su pedagogía por las calles de mi pueblo Los Robles. En esos espacios donde Anibal Lárez, José Augusto De León, la maestra Luisa Rosas de Velásquez, Efraín Subero, los maestros Luís Enrique Guerra “Ike”, Santiago “Chago” González, Flor Brito, Yolanda Navarro, Iris Ramos, Iris Marín, Zaida Reyes, Cruz “Cucho” Martínez, Emeteria Franco y tantos maestros que dieron sus para formar a tantas generaciones de robleros.

A esa escuela que tanto costo tener para nosotros se le puso el nombre de ese importante músico pampatarense Víctor Cedeño y todos aceptamos tal nombre que engrandecía el alma insular. Con ese nombre navegó nuestra vieja escuela, de donde salimos todos, de donde brotamos todos con el alma henchida para salir a triunfar por los caminos del conocimiento nacional. Esa era la escuela de los pasillos grandes con otra planta donde de lado a lado había aulas encontradas que nos permitían asomarnos a mirar quien estaba del otro lado. Con muchos salones, muchos baños y espacios grandes para la recreación con su comedor y sus árboles. Eran tiempos de jolgorio estudiantil de cantos de himnos y de canciones.

Eran los tiempos cuando descubrimos a Eddy Mago como cantante y cada vez que el hijo de José Mago y Julia cantaba “Margarita es una lágrima” lloraba a cántaros y jipiaba como los actores de televisión. Nos sentábamos a escuchar a Eddy  nuestro compañero de cursos y disfrutábamos de lo nuestro. Eran los tiempos cuando la educación era una solemnidad y donde formarnos era el norte de nuestro destino. Pero que me iba a imaginar que iría a parar al Pedagógico de Caracas a estudiar Castellano y Literatura para estar 30 años enseñando por los caminos de Margarita el uso del lenguaje. Y menos pensé que llegaría hasta la Dirección de Educación del estado Nueva Esparta a acompañar a Morel Rodríguez en el diseño de las políticas educativas de mi región y menos que formaría parte del equipo que participó en la  mayor obra educativa de Nueva Esparta con 108 escuelas nuevas de paquete.y más de 77 aulas de telemática. Tremenda obra que todavía es recordada por la mayor obra educativa de la región y de las más grandes obras del país. Pero ahí estuve después de haber pasado mi primeria por la Escuela “Víctor Cedeño” de nuestros recuerdos.

Ahora cuando la revolución construyó contra todos los pronósticos el urbanismo de La Auyama con una buena cantidad de familias provenientes de toda la geografía nacional y menos ciudadanos de Margarita, se le ocurre al gobierno romper el hilo histórico de la escuela “Víctor Cedeño” al instalar sin consultar a nadie como hace siempre esta dictadura otra escuelas en sus instalaciones con el nombre de Hugo Chávez Frías: No se han enterado los robleros de la usurpación del nombre de su escuela que en el turno vespertino ya no se llama “Víctor Cedeño” sino de otra forma. Pero eso no es lo resaltante sino que la discriminación es brutal al privilegiar a los alumnos de esa escuela “Hugo Chávez” al ponerle hasta transporte cuando los estudiantes de la “Victor Cedeño” nada reciben del Ministerio de Educación. Ese es el estilo del comunismo socialista que discrimina.de acuerdo a sus intereses políticos para hacer creer que todo lo que lleve el nombre del gran sepulturero del país es parte del país de las maravillas.

Tremenda vaina le está echando el asesino de los educadores venezolanos el Ministro verdugo  Aristóbulo Istúriz a los robleros al cambiar la historia de un solo brochazo, pues en vez de respetar la memoria histórica de los pueblos solo rompen paradigmas con la imposición de caprichos políticos que solo enturbian el eco de los pueblos. Si los comunistas querían hacer una escuela a los estudiantes de La Auyama la han podido hacer a su estilo autoritario. Pero sin avisarle a nadie, sin consultar al pueblo se atrevieron a vulnerar la historia de nuestro pueblo sin importarle un carajo la tradición una escuela como la “Víctor Cedeño”. Y que le importa a la desconocida Jefa de la Zona Educativa la historia de nuestros pueblos cuando a ellas solo le interesa mantener el cargo para continuar en la inercia de unas escuelas nacionales que se caen a pedazos y donde los maestros son mal pagados por decisión del sepulturero Aristóbulo Istúriz.

La discriminación es mala consejera porque no hay alumnos de segunda y alumnos de primera, pues conceder una serie de beneficios a los estudiantes de la Escuela “Hugo Chávez Frías” es un abuso contra la libertad de los pueblos de dar el  visto bueno a los epónimos de las instituciones, pues mañana se le antoja quitarle al Liceo de Los Robles el nombre de “José Augusto De León y le ponen el nombre de Fidel Castro o del Che Guevara y no pasa nada. Es que estos pueblos han sido violados en su estructura histórica por estos  bandidos de alma roja que abusan de su historia y condenan a los pueblos a los caprichos ideológicos socialistas que solo diferencian, alejan y perturban el desandar de los pueblos.

Ese elemento diferenciador de los chavistas ha enterrado la historia de la Escuela “Víctor Cedeño” de Los Robles y ahora vendrá el proceso del borrado del nombre, la instalación de un busto de Hugo Chávez al lado del busto de ´Victor Cedeño y por supuesto de las líneas maestras de la enseñanza y a lo mejor el autobús que le van a asignar exclusivamente para los alumnos de La Auyama y otros beneficios sembrando una sociedad diferenciada por las ideologías irrespetando el principio socialista de que todos somos iguales, y dónde que entonces la llamada justicia social?

Manuel Avila

Check Also

Ecuador y Chile, retratos, por Morel Rodríguez Ávila

Lo recientemente acontecido en Ecuador y Chile son, sin duda alguna, retratos de una situación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *