Home / Lo mas reciente / El gesto de Morel, por Manuel Avila

El gesto de Morel, por Manuel Avila

A los pueblos hay que darle amor y si son nuestros pueblos más todavía porque esa es la tierra que une nuestro cordón umbilical con el universo- Y no se podía esperar más de Morel Rodríguez con su lar al entregar la biblioteca de su vida, los libros que manoseó por años, los ejemplares que más revisó para hacer sus estrategias políticas que le permitieron ser Gobernador de Nueva Esparta varias veces. Esos libros deben tener muchos secretos que deberían estudiar los aspirantes a mandatarios porque algo de mágico deben tener los libros de un ganador, de un triunfador.

Por eso el gesto de Morel Rodríguez tiene trascendencia y me corresponde decirlo como roblero y como Cronista de la Parroquia Aguirre porque esos libros abrirán las puertas del conocimiento a los estudiantes de este pueblo con historia que tiene en sus reservas a mucha juventud que está obligada a leer para poder navegar con viento de cola hacia la consolidación del ser humano. Y es que para obtener información es obligatorio ir a los libros y no solo por la vía de las redes sociales o de la biblioteca virtual Google es como se puede crecer. Es que los libros son fundamentales para la consolidación del enciclopedismo de los hombres del mundo y me imaginó que esos libros seleccionados por Morel en las grandes bibliotecas de España son parte de su gusto por la lectura, pues hablar de 3 mil libros es parte de la historia de muchas vidas que se juntan para armar todo un entramado del enciclopedismo.

Aquí hay que evaluar el gesto del político que se desprende de un preciado tesoro y lo entrega a organismos que no se sabe que utilidad le darán a esos libros que son parte de la esencia del ser. Puedo decir con experiencia que un día cualquiera sin actos públicos entregué a la misma Biblioteca “Régulo Guerra Salcedo” 15 cajas de libros y revistas que realmente no sé si los cotificaron, si los organizaron, si están al servicio de la gente o si todavía están en sus cajas guardados. Eso tengo que investigarlo porque son mis libros y me desprendí de unos compañeros que estuvieron parte de mi vida ahí cerquita compartiendo conmigo, dándome ideas, cediéndome sus conocimientos, sus ideas y hasta su espíritu para que los usará con amor. Esa es la duda que me aborda cuando no veo huellas de los libros que doné y pienso que deberían estar sirviéndole a los que van a las bibliotecas a buscare información para nutrirse su pensamiento de ideas grandes.

Es posible que muchos digan es que con libros no come la gente y ese argumento simplista que parte de análisis desaforados de ciudadanos que acuden a la velocidad de su lengua para empequeñecer un salto adelante que le de prestigio a la gente por alimentar el espíritu de sabiduría a los ciudadanos. Seguro estoy que muchos dijeron eso en una ligereza de pensamiento que solo conduce a la oscuridad, pero estoy bien claro que mucha gente se pierde en esos análisis simples que solo conducen a la nada. Y es que en estos momentos de crisis política, económica y social que mejor regalo para un pueblo que conocimientos que contribuyan a recortar los espacios de la ignorancia y a rescatar a los ciudadanos de la Gaceta Hípica y La Fusta para adentrarlos en el conocimiento universal. Pero aquí lo que hay que evaluar es la contribución al engrandecimiento de un pueblo que necesita salir de las trampas del azar para transitar los caminos del conocimiento.

Servirán esos libros que donó Morel a la Biblioteca “Régulo Guerra Salcedo” para que estudiantes accedan a la información de primera mano y para que adquieran el hábito de leer para alimentar el alma. Es evidente que la sociedad pilarense sabrá valorar la grandeza del hombre que entregó su capital enciclopédico para contribuir a la formación de sus coterráneos y de otras partes del estado, pues es evidente que el restante de esos 3 mil libros que no quepan en la Biblioteca de Los Robles serán regados en las otras 31 bibliotecas Públicas de Margarita como un aporte del ex Gobernador a la consolidación de esta región.

Me imagino que muchas imágenes pasarían por los recuerdos de este hijo de Los Robles que gobernó con pasión para llevar a Nueva Esparta por los caminos del                         saber. Ahí cocinó ideas y al llegar al escenario me hizo subir al presídium como muestra del respeto por la trayectoria de los hombres. Me regaló un  libro de Arturo Pérez Revette con el título “El Hombre Bueno” y casi inmediatamente me concedió la palabra para que expresara mi posición sobre este acontecimiento histórico, rompiendo de nuevo el protocolo y proclamando de nuevo respeto por su gente. Y es que como Cronista de la Parroquia Aguirre debía agradecer el gesto con Los Robles y eso lo expresé sin cortapisas y con el coraje que me caracteriza, pues cuando el torero te regala algo de sus triunfos, no te queda otra alternativa que sacar coraje del alma para reconocer la historia de los ciudadanos.

No magnificar un acto del conocimiento sería mezquino porque se dice fácil “Morel donó su biblioteca a su pueblo Los Robles” y no pasa nada. No Señores es un acto de grandeza y de mayor relevancia porque viene del mismo ser humano que cambió la suerte de Nueva Esparta al hacer una obra de la grandeza humana. No hay pueblo del mundo que no agradezca a sus gobernantes por las obras realizadas y Los Robles está inmensamente agradecido con Morel por haber cambiado sus bares y remates por Casas de cultura, Conservatorio musical y Teatro. Esa historia está ahí y se repite en todo el estado sin temor a equivocarme porque ese roblero usó el poder para templar el acero del desarrollo de Nueva Esparta.

Sería mezquino no escribirlo, no decirlo, pues es evidente que la gloria la logran los gobernantes cuando realizan construcciones y obras que van quedando para que los mismos ciudadanos lo reconozcan. Por supuesto hay gente osada que se atreve a señalar erróneamente cosas fuera de lugar y alejadas de la verdad que está ente nuestros ojos. Y como me dijo en estos días el sociólogo Fernando Serra “Estoy haciendo una serie de mini biografías de los gobernantes del estado y todavía me falta Morel que es quien ocupa más espacio por la grandeza de su obra y por su dilatada experiencia como gobernante”. Le agregaría por lo prolífica de su obra que se regó por Margarita y Coche como una obra majestuosa de la gobernabilidad.

Pero volvamos a lo que nos trajo a este escrito porque la dimensión del regalo que Morel Rodríguez debe ser reseñado por mí que soy el Cronista de la Parroquia Aguirre y por los que puedan rasguñar palabras en las redes como una obra de la grandeza humana. Es una lección de un maestro que pretende seguir enseñando en estos tiempos difíciles, donde la gente busca solo una bolsa para comer y descuidan el alimento enciclopédico que nutre el alma, refuerza el espíritu y suma palabras, oraciones, textos y conceptos a la consolidación de una sociedad obligada a estudiar para formar a los ciudadanos del futuro. A eso apuesta Morel a dejar un legado en la Biblioteca “Régulo Guerra Salcedo” que es parte de unas instalaciones construidas por su gobierno en ese conglomerado que integran el anfiteatro “Jesús Avila”, la Biblioteca “Régulo Guerra Salcedo” y que integran las casa de la Cultura “Juan Fermín Millán”. Ese acto fue en esos espacios a casa llena y me imagino que Morel con la mirada circundando sus tiempos de mandatario evocaría sus momentos cuando inauguró esas instalaciones para beneficio de su lar roblero.

Bajo la emoción por el momento histórico le correspondió tomar la palabra a la Directora de Educación del Municipio, la profesora Rosa Ferrer que se refirió a la gran labor educativa de Morel Rodríguez y su trascendencia como gobernante. Luego intervino Morel David Rodríguez que se refirió con elegancia a la trascendencia de la obra realizada por su abuelo no solo en lo estructural y físico, sino en este ejemplo de entregar su biblioteca para el desarrollo de los robleros. Por eso le dio las gracias en nombre de los ciudadanos de Los Robles y se comprometió a entregar los aires acondicionados para hacer más agradables estas instalaciones de la cultura margariteña. Ahí fue donde Morel el Alcalde de Maneiro dijo que daba el derecho de palabra a su abuelo y tuvo Morel la cortesía y la caballerosidad para darme la palabra como Cronista de la Parroquia Aguirre.

Solo me tocó la responsabilidad de dar las gracias a Morel por tan noble gesto y por tantas obras que hizo en su gobierno para el desarrollo de Los Robles, pero sobre todo  por la grandeza de alma  al entregar estos 3 mil libros que son alimento para el alma de los ciudadanos de un pueblo que por momentos se alejaron de los libros para portar en el bolsillo de atrás de sus pantalones la Gaceta Hípica o la Fusta. De verdad lamento recoger la palabra de muchos coterráneos que soltaron la frase “Morel en vez de entregar alimentos, entrega libros” y ese desconocimiento de lo que significan los libros es parte de los anti valores que surcan los cielos de la intrascendencia humana, pues si a la verdad vamos debemos reconocer que antes que los chavistas entregaran las famosas bolsas y cajas a precios altos, ya Morel había entregado las bolsas y a ningún costo.

La obra del conocimiento son las de mayor trascendencia y las que contribuyen a tener un ciudadano formado y capaz de elegir a los hombres que realmente gobiernen para la historia y para consolidar el futuro. Ahí estuvo el pelón de pedal de la democracia al fallar en la formación del ciudadano para que los electores de esta patria terminaran eligiendo a un dictador que destruyó al país.

Venezuela volverá a la senda democrática no hay dudas y en ese momento cambiaremos de nuevo la Gaceta Hìpica y La Fusta por un libro de Arturo Pérez Revette, de Gallegos, de García Márquez, de Vargas Llosa, de Marcel Proust, de Saramago, de Miguel Otero Silva, de Régulo Guerra. de Nicanor Navarro o de cualquier otro escritor del mundo. Gracias Morel por los libros para los robleros, este pueblo te lo agradecerá siempre y valora tu gesto de nobleza con tu pueblo.

Encíclica/ManuelAvila

Check Also

Omar González: GNB borró su honor con las lágrimas de niños torturados

Puerto La Cruz. Entre el llanto, la voz entrecortada y un rostro consumido por el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *