Home / Opinion / Días inolvidables, por Fernando Castro Aguayo

Días inolvidables, por Fernando Castro Aguayo

“Pareciera que la imagen de la Virgen del Valle llamó a la puerta de la casa de cada habitante de esta tierra.” 

El pasado miércoles culminó la peregrinación de la sagrada imagen de la Virgen del Valle por los caminos de Nueva Esparta: diez días llenos de gratas sorpresas y de lecciones. Particular significación tuvo el paso por las islas de Coche y Cubagua, la inesperada entrada en el Internado Judicial de Margarita y en el Hospital Luis Ortega en Porlamar, por decir unas pocas.
Las “maravillas de Dios” se manifiestan en la fe de un pueblo sencillo y fervoroso, que supo esperar bajo el sol, bajo la lluvia al “Vallemóvil” para lanzar una mirada, un beso, una señal de la Cruz a la sagrada imagen.
Este es un pueblo muy religioso. La Virgen del Valle impregna todas las manifestaciones musicales. El ingenio, el amor y la sensibilidad se desbordan en galerones, coplas, malagueñas, y en un sinfín de otras expresiones artísticas. Hay una inculturación de la fe que debe constantemente renovarse en el genuino mensaje que siempre nos trae la Virgen del Valle: el mismo Jesucristo.
Ella, la “Madre de esperanza”, ha contado con un gran equipo de personas de la Basílica de El Valle que sin pausa ni tregua han organizado, realizado y culminado este regalo al pueblo neoespartano. Destacó al Ejecutivo Regional y a los Alcaldes de los 11 municipios, a los cuerpos de seguridad que en algunos momentos prestaron servicios heroicos a los peregrinos. Se trató que todos los ancianos impedidos que se querían acercar a la sagrada imagen pudieran hacerlo; igual con niños pequeños. Tratamos de favorecer a los más débiles. En esto los bomberos, Protección Civil, la Unidad de Atención inmediata fueron ejemplares. Muchos entes privados se involucraron y los medios de comunicación.
Las palabras se quedan cortas. No me queda más que dar gracias a Dios por lo vivido. Pareciera que la imagen de la Virgen del Valle llamó a la puerta de la casa de cada habitante de esta tierra. Que Ella renueve nuestra vida de fe en Jesucristo, ¡Camino, Verdad y Vida!

Check Also

¡Si votamos, los botamos. Si no votamos, nos botan!, por Angel Ciro Guerrero

Llamar a no votar evidenciaría que a ese liderazgo no lo mueve el interés nacional …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *