Home / Opinion / ¿El “auto-suicidio” de Maduro? Y (¡Qué vaina es esa..!), por José Angel Borrego

¿El “auto-suicidio” de Maduro? Y (¡Qué vaina es esa..!), por José Angel Borrego

Algunos análisis coinciden en que el presidente intenta quedar sin escapatoria.

-La respuesta a Alberto Fernández aguijoneando por mampuesto a Pepe Mujica la figura emblemática de la izquierda en Latinoamérica, inducen a prever lo peor para Maduro.

Cuba está realmente mal y se le ha dicho que su apoyo a Maduro agrava las sanciones que aplica Trump. Pero el presidente norteamericano sabe que La Habana no es el sostén de Caracas sino lo contrario. Cuba depende del petróleo venezolano que recibe sin cargo crediticio alguno para medio subsistir. Raúl Castro y Díaz Canel esperan la peor reacción de pueblo habanero ante la crisis que embarga a la nación caribeña. Y Maduro hace esfuerzos titánicos para sortear el bloqueo y remitir crudo a La Habana.

Para paliar la insurgencia interna en Venezuela y la expansión informativa de su apoyo a Cuba, Maduro reprime sin contemplación alguna respaldado por el generalato de la FANB lo que le ha valido denuncias y señalamientos sobre violación sistemática de derechos humanos que incluye el asesinato de 20.000 ciudadanos en barriadas caraqueñas en especial que antes fueron chavistas y ahora adversan a Maduro. Dentro de esas críticas descuellan las opiniones de Pepe Mujica, el líder emblemático de la izquierda y la moral en Latinoamérica, refrendada por el casi seguro nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, de quien Maduro esperaba un espaldarazo pero que la presión interna ha obligado a Fernández a distanciarse de la Venezuela de hoy. Pepe habló de dictadura y Fernández de totalitarismo. Ambos métodos son lo mismo en la práctica y por ello Maduro la emprendió en contra de estos dos personajes a palo limpio. ¿Quién le queda?

Tal vez Ortega en Nicaragua no demore en tender una barrera con Caracas. Lo mismo podría hacer Evo Morales cuando se aproxime más la elección boliviana porque uno de sus oponentes ha venido adquiriendo musculatura luego de los incendios de la Amazonía boliviana provocados por la permisividad de Morales con capitalistas del agro. El hecho es que el aspirante por cuarta vez de la presidencia boliviana pudiera necesitar un gesto más convincente y nada tan oportuno como deplorar, aun levemente, la satrapía de Nicolás. De producirse estos dos últimos distanciamientos es probable que el mandante venezolano decida aceptar la propuesta de Juan Guaidó de separarse ambos de sus cargos y permitir que el país decida quién debe gobernar. Sería para Maduro una escapatoria un tanto elegante, la cual Diosdado aún no termina por discernir.

¡Qué vaina es esa..!.

El recientemente liberado primer vicepresidente de la AN parece que se fumó una lumpia como diría Aristóbulo. O le lavaron el cerebro; o intenta sabotear el liderazgo de Guaidó lo cual no extrañaría. O mejor no asombraría ninguna de las tres opciones. Zambrano el adeco plantea conversar con Zambrano el apóstata para continuar las negociaciones con Maduro dentro del Mecanismo de Oslo. En primer término Zambrano el adeco no ignora que Juan Guaidó, el líder del parlamento y por ende el suyo (de Zambrano el adeco) decidió que ese proceso se fatigó y no continúa lo cual fue ratificado por el jefe de la delegación opositora, Stalin González. Ahora bien; que Zambrano el adeco desee que prosigan es lo de menos. Hasta podríamos acompañarlo. Lo que enerva (por no decir lo que realmente sentimos) es que Zambrano el adeco declare con caradurismo tan impresionante que va a consultar con Zambrano “el Timoteo”. ¡Qué vaina es esa..! Zambrano el madurista dejó de ser aliado de los venezolanos por su prostituida forma de hacer política, desde tiempo ha, que no ignora Zambrano el adeco. Ignoramos si estos Zambrano son hermanos o familia, pero sí parecen ser caimanes del mismo pozo.

JoséAngelBorrego

Check Also

Días inolvidables, por Fernando Castro Aguayo

“Pareciera que la imagen de la Virgen del Valle llamó a la puerta de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *