Home / Lo mas reciente / No es mentira: de hambre y de sed se muere la gente en Coche y Margarita, por Morel Rodríguez Ávila

No es mentira: de hambre y de sed se muere la gente en Coche y Margarita, por Morel Rodríguez Ávila

Cualquiera puede pensar que exageramos pero, en la práctica, así sucede. Las cifras van en aumento. Lo lamentable es que de esta verdad pocos se hacen eco. Las autoridades nacionales buscan ocultar realidad tan dolorosa que, cuanto antes, urge de respuestas ciertas por parte del gobierno que preside Nicolás Maduro; situación que no debe endilgársele a la oposición, porque es una verdad incontrastable que su origen radica en la irresponsabilidad y la desidia galopante de una pésima gestión oficialista.

Los medios de comunicación en numerosas ocasiones han informado que en hospitales de Caracas son numerosos los niños muertos por inanición, es decir falta de alimentos, tanto como de medicinas o por no tener los insumos indispensables para ser operados, bien porque los equipos que requieren las intervenciones quirúrgicas no sirven o no se cuenta con los insumos tan especiales que tan altas cirugías demandan. ¿O acaso es mentira la caótica situación que en materia de salud viven los venezolanos? ¿Sí o no ya son miles los que rebuscan en la basura qué comer? ¿Se mueren o no de mengua muchos ancianos, por no comer o no recibir los medicamentos y atenciones que requieren?

En Margarita ocurre lo mismo que en cualquier otra región del mapa venezolano. No escapa el pueblo insular de tan vergonzante realidad con la notable diferencia que, por nuestra condición de insularidad, todo lo malo aquí se acrecienta. La ausencia de servicios públicos eficaces, léase agua potable, electricidad, gas doméstico, fundamentalmente, es notoria y dolorosa. Es una realidad que entristece, cuyos daños son incalculables en todo sentido, porque cobra vida de inocentes, sobre todo en nuestro pueblo, en quien recae el peso inmenso que por esta penosa situación se sufre. Hasta la saciedad hemos escrito y dicho que la hambruna es cierta, existe y se hunde cada vez más en las entrañas de nuestro pueblo. Se fue advirtiendo al oficialismo su advenimiento, producto del mal manejo que el gobierno le vino dando a la economía, al tiempo que la corrupción fue copando el escenario y la escasez creciendo a consecuencia del despilfarro, la incompetencia, que fomentaron la escasez, el desabastecimiento hasta que la hiperinflación llegó para quedarse.

En Coche, la democracia estuvo preocupada por facilitarle a su gente un mayor y mejor bienestar, acción que se tradujo en escuelas, liceos y  edificaciones para el Núcleo de la UDO; puerto, créditos para lanchas, motores y trenes de pesca para los campesinos del mar, y hasta el ferry, En los gobiernos que presidimos, se recuperó el aeropuerto y el gobierno nacional emprendió, hasta concretarlo, el proyecto del cable submarino y del acueducto. En cada pueblo se construyó una obra, que allí está, todavía prestando buen servicio y la gante agradeciendo, y también preguntándose dónde están, dónde fueron invertidos los mil millonarios presupuestos que la revolución manejó, desde la gobernación y alcaldías porque, a la fecha, nadie las encuentra por ninguna parte.

¿Será, acaso, mentira que el Turismo ha llegado a niveles casi rozando el piso, siendo el turismo a Margarita lo que al Zulia es el petróleo? Más del 70% perdido, los empresarios hoteleros sin ayuda crediticia y, para colmo, sin servicios públicos eficaces. ¿Podrá el gobierno negar que los comercios, que antes eran la vida de nuestra isla, hoy están en su inmensa mayoría quebrada, cerrada y buena parte de los que resisten a punto de naufragio?

El Puerto Libre, igualmente hundido y sin perspectiva alguna de que sea reflotado.

Resumir lo que ocurre, por cuestiones de espacio, es obligante, pero queda en el tintero muchos otros problemas cuya solución es urgente, recordando, con tristeza y mucha pena, que cuando fuimos gobernador de  Nueva Esparta, el nuestro fue durante varios años el estado con mayor y mejor calidad de vida, reconocido así por todos los indicadores, nacionales y extranjeros, que miden estos estadios. Incluso, el propio presidente Chávez no citó varias veces como ejemplo de un gobierno que verdaderamente se preocupaba por el pueblo y le aconsejó a todos sus gobernadores de estado que siguieran nuestro ejemplo. Sucedió que, además de ciegos, todos eran sordos. El que gobernó por la revolución aquí fue el que más recursos financieros tuvo, pero la inversión fue poca, muy poca. Coche y Margarita fueron abandonadas. Trabajo arduo el que le corresponde llevar a cabo el gobernador Alfredo Díaz, con las uñas pero mucho sacrificio para enderezar tanto entuerto y tratar de remediar el desastre que le dejaron.

@MorelRodríguezA

Check Also

Foro Penal: 14 detenciones tras las protestas de este sábado #17Nov

Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal Venezolano, indicó este domingo 17 de noviembre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *