Home / Lo mas reciente / ¿Por qué no las Presidenciales?, Morel Rodríguez Ávila

¿Por qué no las Presidenciales?, Morel Rodríguez Ávila

Nicolás Maduro, el jefe del Estado ha insistido, afortunadamente, en querer elecciones. Son varias ya las veces en que, a través de sus pesadas cadenas, así lo ha manifestado. Una propuesta que suena interesante si el mandatario hubiese sido específicamente muy claro en su propuesta y no haber parcelado tan anhelada demanda nacional.. Él, inteligente o, mejor dicho, vivo al fin, ha dicho que las quiere, pero a nivel parlamentario en exclusiva y, por supuesto, rechazado de plano las de nivel presidencial que, de modo definitivo, lo derrotarían flagrantemente sea o no candidato o a su pupilo el gobernador mirandino, ya bañado en agua de rosas- Y se adelanta este resultado porque, de total acuerdo con los especialistas, encuestólogos y cientificistas sociales, la derrota electoral del oscurantismo, quise decir chavismo o comunismo que aunque no es igual sí parecido, estaría cerquita si hay comicios regidos por un nuevo  CNE y no por el de Tibisay y sus hermanas.

Desde luego que a Maduro no le convienen las presidenciales y sí las parlamentarias. Ya Diosdado lo dijo: su carnal camarada apenas lleva seis meses del nuevo mandato y ahora es que le falta. Sí, es cierto, pero el cuestionado asunto no puede ser despachado tan fácilmente por el oficialismo puesto que afecta al país entero la tardanza de Maduro en irse. Mientras más se tarde, mayor será el sufrimiento del pueblo venezolano dada la gigantesca crisis que el mandatario ha generado por su mal gobierno. A cambio, a Venezuela y al mundo democrático, abierta mayoría en el planeta, si le convienen: puesto que determinarían, pacífica y constitucionalmente, por la vía electoral, el fin de una administración por lo demás errática, cuyo única finalidad fue la de imponer su ideología y no la mejoría social y económica de la nación y de sus nacionales.

Las presidenciales, desde luego serían la salida. El país entraría en una fase superior de paz, de reencuentro, de acomodos, de negociaciones abiertas. Se elegiría, de total acuerdo entre los partidos políticos, mediante primarias, un candidato o candidata que ejerza una transición, tiempo en el cual todo el mundo  se pondría de acuerdo en salvar, para siempre, el futuro de la república. Un gobierno de transición, serio, responsable, presidido por una figura pública,  que no necesariamente deba provenir de los partidos sino de la universidad, de la empresa o de la cultura, por ejemplo, que sepa cuál habrá de ser su tarea y nos regrese, cumplido el tiempo indispensable, una nación dispuesta a la paz, a la convivencia, al rescate del progreso, del desarrollo, a defender sin tregua los derechos humanos. En fin, la nueva Venezuela.

Para lograrlo en santa paz, Nicolás Maduro debe dar el primer paso: entender que ya no puede seguir gobernando, que no se le quiere ni se le respalda, lo indican claramente todas las encuestas, y aceptar que su salida sea pacífica y legal, que es lo que todo el mundo aspira, incluyendo buena parte de los suyos que, igual que los democráticos, sufren por lo que está pasando Venezuela.

Las elecciones parlamentarias -incluyendo los asambleístas regionales, alcaldes y concejales, así como los magistrados del TSJ, contralor y fiscal (previamente se habrá designado una nueva directiva del organismos electoral, que a Maduro sí le gustan, pudieran darse inmediatamente después de las presidenciales, para que el país comience de nuevo institucionalizado en todo o realizarlas de modo general y así, de una sola mano, resolvamos tan determinante asunto.

Esto es lo que Maduro debe analizar si de verdad se siente ser demócrata como lo grita, y no tal cual se le ve actuar, hablar y gobernar, como todo lo contrario.

@MorelRodríguezA

Check Also

Stalin González: gobiernos de la región ante manifestaciones han llamado al diálogo

CARACAS.- El segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Stalin González, resaltó los llamados de diálogo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *