Home / Opinion / Bachelet, por José Angel Borrego

Bachelet, por José Angel Borrego

Anteayer vino, hoy se marcha. Así de simple. Aceptó la invitación de Maduro a visitar el país tal vez pensando el Presidente que la Alta Comisionada podría ser manipulable.

No es difícil imaginar que Maduro se arrepintió hace buen tiempo de formular la propuesta para que la expresidenta Bachelet nos visite porque una oficina de su despacho se pronunció muy desfavorablemente sobre este régimen y Bachelet no desautorizará a su equipo.

Al contrario, ese equipo tiene preparada una obesa carpeta con pruebas de mayores violaciones a los derechos humanos por Maduro imposibles de baipasear. La Dra. Bachelet recibirá similares recaudos probatorios de infinitas violaciones de toda la gente honorable con quien converse (distinta al gobierno que no conoce de honorabilidad) y no podrá menos que exponer la cruda realidad venezolana para que la ONU, pese a China, Rusia y Cuba, tome la mejor decisión que resulte posible en esa maraña de burócratas que conforma ese organismo poco útil para situaciones críticas como la nuestra.

¿Qué más comprobación que pararse en la frontera con Colombia durante media hora para que observe el río de migrantes venezolanos que huye de esta pesadilla? Bachelet vino porque no quería ser descortés con el presidente Maduro, no porque necesitara comprobar in situ lo que todo el mundo conoce.

Bachelet vino para que Maduro sepa que recibirá una reprimenda muy distinta a lo que él espera del recurso diplomático. Bachelet vino para decirnos que pese a las normativas acordadas por los Estados en materia de derechos humanos Venezuela no atiende, ni acepta ni practica ninguna de las disposiciones existentes.

Cuando ofrezca su rueda de prensa de despedida, Bachelet sabe que desde podios oficialistas recibirá denuedos porque se negó a avalar el estado de crueldad que impera por decisión directa de Maduro.

MINIBLOG/JoséAngelBorrego

Check Also

Torta educativa, por Manuel Avila

De verdad cada día entiendo porque nuestra sociedad anda tan mal. Es que los maestros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *