Home / Opinion / El costo de un liderazgo, por José Angel Borrego

El costo de un liderazgo, por José Angel Borrego

En cualquier país el costo de ser líder político con horizonte ambicioso es muy oneroso. Los planos románticos son cosa de eras cavernarias. No solo por los costos reales que implica la logística, aun constreñida a la necesidad taxativa de las instancias a salvar, sino por gastos especiales que requiere el “proyecto de líder” para granjearse afectos en cotas que podrían contener mecenazgos.

A menos que el personaje sea rico de cuna y pueda (como hizo Trump) financiar su liderazgo hasta que le resulte convincente al “altruismo”. Y debido al tan elevado costo real de este proceso el aspirante a líder necesita a su lado un gerente, que en política se le denomina Operador quien a su vez crea una telaraña operativa para las gestiones más relevantes del trabajo.

Todo ese tinglado necesita hardwares cada vez más sofisticados como única forma de optimizar acciones y abaratar costos; y software capaz de sostener la telaraña. De allí que la gran sugerencia que hace todo consultor del área es que el candidato se someta a escrutinios diversos entre ellos un diagnóstico actualizado sobre su personalidad y el posicionamiento en el área geográfica que aspira liderar.

Conocidos ambos factores el consultor, que generalmente es costoso, elabora la prescripción primaria que el candidato a líder debe cumplir para llegar hasta una segunda medición (encuesta) que reflejará la medida en que el personaje emocionó al objetivo de su capricho. Sin esos elementos científicos y técnicos toda erogación es solo gasto, nunca inversión.

El liderazgo no es aleatorio y contrario a lo que piensa el alto chavismo, tampoco es un legado. Se trata de un proceso complejo y costoso que rinde frutos si se ejecute ortodoxamente. Los tiempos de líderes sobrevenidos, como diría El Difunto, pasaron.

Es posible que en alguna ocasión surja un personaje con virtudes celestiales que percutan el shock inicial, pero aun así, de allí en adelante necesita calafatear su impronta para no naufragar en el difícil espacio de la política. Claro que hay muchos argumentos más para una vez cumplidos estos pininos. (El de la gráfica es el venezolano J.J.Rendón el sexto mejor consultor político del planeta) ¿Hay líderes en Venezuela? Creemos que no.

MINIBLOG/JoséAngelBorrego

Check Also

Negociadores, por José Angel Borrego

  Debemos suponer que Guaidó y los líderes opositores desconocen que negociar es un trabajo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *