Home / Lo mas reciente / ¿Sólo faltan los misiles?, por Morel Rodríguez Ávila

¿Sólo faltan los misiles?, por Morel Rodríguez Ávila

Hace muchos años, entonces recién comenzaba la revolución en Cuba, la Unión Soviética envió varios misiles, de su potente arsenal nuclear de aquellos años sesenta, que se ubicaron en la isla ya dominada por el comunismo. El armamento, por supuesto, apuntaba directamente a los Estados Unidos que había denunciado su presencia, testimoniada por cientos de fotografías que tomaron aviones espías y fueron expuestas al mundo. El planeta, tembló de miedo ante lo que, para ese tiempo, representaba la amenaza más grande y grave hasta la fecha para la paz mundial y la vida humana. A Fidel Castro Ruz, poco le importaba encender la hoguera que consumiría, así de sencillo, a la tierra de Martí, llevando casi a los niveles de locura su odio visceral contra el imperio. Intervinieron todos los organismos que internacionalmente tienen qué ver con tan terrorífico asunto, sin poder lograr que los guerrilleros de Sierra Maestra, estrenándose como gobernantes, cedieran un ápice. Fueron días de suprema angustia, desde luego. Las conversaciones, ONU por delante, no llegaban a buen término hasta que el presidente Jon Fitzgerald Kennedy emplazó al premier ruso Nikita Kruschov y, frontalmente le dijo algo más o menos ´parecido a “Si no sacas lo misiles de Cuba, dispararé los míos contra Rusia”. La crisis terminó, afortunadamente cuando, sin consultárselo a Fidel, Kruschov se llevó sus máquinas de muerte.

Bueno, hasta aquí la historia que graficó en ese tiempo cómo los soviéticos han querido establecerse en nuestro continente con la ayuda de quienes en toda América quieren que el comunismo desplace a la democracia y, en ese intento, se fueron a las montañas a enfrentar al ejército y en las ciudades a la policía. Una vez derrotados y, tanto, que reconocieron públicamente su gigantesca equivocación y, precisamente por la democracia, llegaron al Congreso y coparon asimismo la mayoría de las organizaciones, llámese universidades, centros de cultura y de poder en donde activaron, sin embargo, hasta que irrumpió el desaparecido comandante Chávez y, los montó en su autobús y, por la vía de los votos, menos mal, finalmente llegaron a Miraflores.

Desconocemos si Maduro y Padrino, en su afiebrada pelea contra el imperio gringo, habrán comprado, a Rusia, China o Irán, alguna clase de cohetes con ojiva nuclear, y los tienen bien escondidos en alguna parte, a pesar de que en Venezuela existen muchos espías al estilo de Salazar, el ñero más mentiroso del mundo, Pero lo que sí preocupa es que en Caracas se están dando cita, con acelerada frecuencia, mucho dirigente que, de Teherán, Beijín y Moscú, vienen a disputarse lo que queda de país, que es inmensamente rico en minerales, aunque su gente se esté literalmente muriendo de hambre.. Es decir, nuestro país es, ahora, la torta de la cual los otros imperialistas, como antes lo hicieran los estadounidenses, quieren su buen pedazo y, con la alcahuetería del gobierno chavista, en su afán de destruir a los que gobiernan desde Washington, al igual que a Fidel Castro Ruz, poco le importa que sea Venezuela la que protagonice, Dios no lo quiera, una situación parecida a la ocurrida en Cuba.

Arriesgado plantearlo, sí, lo reconocemos. Pero que lo referido nos sirva de ejemplo para que todos los venezolanos, incluyendo a los oficialistas, nos preocupemos porque, nadie sabe hasta qué grado el odio y enfrentamiento ideológico que aquí se profundiza diariamente, pueda llevarnos a protagonizar una historia parecida.

@MorelRodríguezA

Check Also

Casa Blanca confirma muerte de hijo de Osama bin Laden en operativo de fuerzas EEUU

14 sep (Reuters) – Hamza bin Laden, hijo del fallecido líder de Al Qaeda Osama …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *