Home / Opinion / Estrategia contra Guaidó, por José Angel Borrego

Estrategia contra Guaidó, por José Angel Borrego

En principio a Maduro se le recomendó ignorar a Juan Guaidó, y lo hizo por unos 15 días. Pasado ese lapso la Sala Situacional de Miraflores ordenó tres muestreos separados para medir el nivel alcanzado por la irrupción del presidente de la AN. Los números preocuparon mucho a consultores cubanos. Las cifras menos dolorosas las trajo Oscar Shemell (Hinterlaces) ubicando a Guaidó en 84 % y a Maduro en 10 %. Hubo que activar una nueva estrategia y queda la duda de si la crisis eléctrica pudo haber sido provocada por el gobierno para victimizarse. Los comunistas son capaces de todo…lo avieso. Pero tampoco esa táctica resultó. Encuestas realizadas en paradas del Metrobus (gratuito) reflejaron que 94 % de la gente no cree en la explicación de Jorge Rodríguez (Maduro) y que solo poco más del 2 % la acepta. Había que hacer algo con mayor urgencia y entre gallos y medianoche se decide inhabilitar políticamente a Juan Guaidó y de inmediato despojarlo de la inmunidad parlamentaria amagando con meterlo tras las rejas. La decisión de enjaularlo fue una carta, que como diría Trump, estuvo sobre la mesa el miércoles último y Guaidó fue advertido al respecto replegándose por momentos. Alguien filtró al presidente interino que los rusos reiteraron a Maduro la directriz de no privar la libertad a Guaidó, pero se insiste en advertir que Diosdado Cabello está molesto porque se revirtió el acuerdo sin su opinión. Los consultores insisten en que Guaidó preso baja la presión de la calle porque la oposición, una vez más, se queda sin líder y se conoce cómo actúan las masas ante esta falencia. De manera que Maduro aún maneja esta carta como, tal vez, su última jugada. También hay quien le sugiere, Jaua entre ellos, que es poco inteligencia retar al destino tan abiertamente.

MINIBLOG/JoséAngelBorrego

Check Also

La necesaria definición, por Morel Rodríguez Ávila

No pierde oportunidad alguna el presidente, en sus obligadas cadenas, que pesan como tales, para …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *