Home / Opinion / Fórmula 187.11+R2P, por Gabriel González

Fórmula 187.11+R2P, por Gabriel González

Mucho se ha repetido en los últimos años de tragedia socialista, que en Venezuela no hay fórmulas mágicas para salir del régimen criminal presidido por Nicolás Maduro. Ha costado años de lucha y cientos de vidas, que el mundo democrático entendiera la magnitud del entramado de mafias que tomó el poder en Venezuela y que quiso disfrazarse de gobierno.

Pero hoy parece fluir todo en la misma dirección: La comunidad internacional desconoce al régimen de Maduro y aboga por una pronta Transición; los ciudadanos entendieron quién es quién en esta lucha y señalan a quienes durante años le han dado oxígeno al régimen; y la dirigencia política parece avanzar en la ruta del coraje.

Ahora bien, aunque en estos más de 30 días se ha avanzado mucho, la tarea no está hecha; hay que rematar.  Para nadie es un secreto que el de Venezuela, es un Estado criminal, y de los criminales solo se sale por la fuerza. Pero ya se ha hecho de todo: se ha votado, dialogado, marchado y el régimen aún se mantiene en el poder.

La que parecía una carta importante, el ingreso de la ayuda humanitaria, tampoco logró su objetivo: Entrar «sí o sí» para atender a más de 200 mil venezolanos en situación extrema. Lo que sí logró fue mostrar al mundo el lado más cruel y perverso del régimen chavista. Lo que los venezolanos tenemos 20 años denunciando, el mundo lo evidenció en tan solo horas: Son criminales.

Pero, ¿Qué más queda por hacer? Avanzar con más fuerza internacional, institucional y popular. Corresponde aplicar la fórmula 187.11 + R2P.

Aunque parezca, esta no es una fórmula matemática y mucho menos mágica. Se trata, una vez más, de fuerza. Fuerza Institucional y fuerza internacional, respaldada con los ciudadanos en la calle. Y se preguntarán, qué es eso de 187.11 + R2P. Pues desglosémosla como toda formula.

El constitucional 187 numeral 11

El artículo 187 de la Constitución enumera las atribuciones que tiene la Asamblea Nacional y en su numeral 11 establece que está entre ellas “autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”.

Corresponde a la AN, en cumplimiento de la Constitución, invocar este artículo y decirle al mundo de forma clara e inequívoca, que necesitamos su ayuda para combatir las mafias que tomaron el poder y restablecer la libertad en la nación.

Si algo ha quedado claro en los últimos años de sangrienta represión y brutal persecución, es que solos no podemos. El mundo ha comenzado a actuar contra el narco-Estado, pero es necesaria más fuerza.

Urge que la Asamblea Nacional, como único poder legítimo y en apego a sus responsabilidades, abra las puertas a una misión militar de paz que detenga de una vez el genocidio socialista en Venezuela y atienda la emergencia. Hoy, la mejor ayuda humanitaria es sacar a Nicolás Maduro del poder para comenzar con la reconstrucción de la República.

La Responsabilidad de Proteger de la ONU

La Responsabilidad de Proteger (R2P) es una norma aprobada en 2005 en la Cumbre Mundial de la Naciones Unidas, que busca abordar el fracaso de la comunidad internacional en prevenir y detener crímenes de lesa humanidad.

El R2P estipula tres escenarios: 1. Es el Estado el que debe ayudar a la población. 2. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de ayudar a los Estados a proteger a la población. 3. Cuando es el Estado el autor de los crímenes, “la comunidad internacional debe tomar medidas más fuertes, incluyendo el uso de la fuerza”.

Como aseguró recientemente la diputada Dignora Hernández “no se puede matar a un pueblo en nombre de la soberanía, los derechos humanos no tienen fronteras”.

Hoy, la comunidad está llamada por resolución de las Naciones Unidad, pero sobre todo, por respeto a la vida y la dignidad humana, a proteger al pueblo venezolano que está siendo y ha sido masacrado sistemáticamente por el régimen castro-chavista durante años.

Esta vez llegamos a un punto extremo y dantesco. Ya no hablamos solamente de jóvenes que son asesinados a quemarropa -por los cuerpos de “seguridad” y paramilitares amparados y promovidos por el Estado-, por protestar por la inseguridad, la falla en los servicios públicos y la escasez de alimentos y medicinas.  Es que son cientos los venezolanos que mueren por desnutrición, falta de medicinas e insumos, de enfermedades que habían sido erradicadas y ahora también producto de un mega apagón que dejó a oscuras al país entero por más de 100 horas.

La urgencia se acelera cada día, los servicios llegaron a un punto de colapso total y son innumerables los venezolanos que mueren a diario producto de esta catástrofe humanitaria. La Asamblea Nacional debe dar el primer paso y el mundo democrático acoger el grito desesperado de un pueblo que clama ayuda.

¿Qué más tiene que pasar? No hay más tiempo ni vidas que perder. El momento es ahora. Debemos aplicar la fórmula 187.11 + R2P.

Gabriel González/@ismaelgabriel22

Check Also

Negociadores, por José Angel Borrego

  Debemos suponer que Guaidó y los líderes opositores desconocen que negociar es un trabajo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *