Home / Opinion / Regresó Guaidó, por José Antonio Gil Yepes

Regresó Guaidó, por José Antonio Gil Yepes

Las fuerzas democráticas acaban de ganar un round más en su lucha por la renovación del gobierno: La entrada de Guaidó al país. Esta es la segunda victoria que se presenta bajo un encuadre dilemático en el que no se puede perder. Si el oficialismo detenía al Presidente Interino, perdía y arriesgaba a precipitar su propio desenlace; pero si dejaba libre a Guaidó, también perdía terreno; más aún si fueron tantas las amenazas de que sería detenido.

Este mismo encuadre dilemático tuvo lugar con la Ayuda Humanitaria: Si el gobierno la dejaba entrar, perdía y, si no lo hacía, también perdía, porque quedaba como un régimen insensible ante el hambre y la falta de medicinas.

Pero ¿por qué el oficialismo dejaría entrar a Guaidó sin detenerlo? Aquí surgen tres hipótesis complementarias. El grupo de Maduro puede haber sacado la cuenta de que la pérdida de dejarlo libre era menor que apresarlo; lo cual luce cierto. Lo cual implicaría que el madurismo puede haberse autoevaluado, concluyendo correctamente, que, al no haber dejado entrar la Ayuda Humanitaria, su gobierno perdió más que habiéndola recibido. Una segunda hipótesis es que el chavismo esté dividido entre los Duros y el Chavismo Democrático, incluyendo ambas facciones a civiles y militares. El Chavismo Democrático puede estar buscando minimizar los daños que le causan al país las políticas extremistas que siguen los Duros, por lo que estarían buscando negociar la entrega del gobierno en las mejores condiciones posibles para evitar el colapso de su movimiento.

La tercera hipótesis: Al no apresar a Guaidó, el régimen puede estar, no solo comprando tiempo, si no con una dirección: para atornillarse. Por ejemplo, buscando acelerar inversiones de países que le apoyan para elevar los costos de una intervención. Una muestra: la mudanza de Pdvsa Europa de Portugal a Moscú. Entonces, le corresponde al gobierno de Guaidó decretar, o a la Asamblea Nacional legislar, que toda compra, venta, convenio que haga el grupo en el poder no sería reconocido por el nuevo gobierno. Este pudiera ser uno de los nuevos dilemas que le presenten los demócratas al régimen.

@joseagilyepes

Check Also

El desaliento es irresponsable

Dejé Venezuela en 2013. Buscaba ponerme a salvo del socialismo del siglo XXI durante al menos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *