Home / Crónicas del Adios / Venezuela Aid Live: Concierto para un desconcierto

Venezuela Aid Live: Concierto para un desconcierto

(Por Franck Armas). Hace algo más de un mes, la esperanza era una diluida acuarela en el lienzo del desconcierto. Hoy, el histórico abrazo de los presuntos irreconciliables Chino y Nacho,  en el cénit emotivo del concierto Venezuela Aid Live, trazó el boceto de un anticipado  final de este insomnio de 20 años.

Dicen que 300 mil y les creo, porque lo confirmaba el diluvio humano que se precipitaba sobre Tienditas desde la madrugada, y  a pie, como lo hizo costumbre y deber, la diáspora venezolana.

El rebautizado Puente de la Unidad se convertió en la primera piedra derribada del Muro de Venezuela, escenario de la más contundente puesta en escena de la voluntad, en medio de la desesperanza.

La reportera Melissa Velásquez Loaiza, rescató para CNN  una frase que resume la intencionalidad del concierto, en boca de una in geniosa buhonera :  “Agua idó, Agua idó, la que sí quita la sed”.

Como antesala, la emigrante venezolana Reymar Perdomo, abrió el concierto con “Me fui” síntesis de su propia epopeya e inicio de la masificación del improperio preferido de los venezolanos, “Maduro, coño e¨tu madre”.

Con una delatadora  imagen sacada del barro de Woodstock, el magnate británico Richard Branson habló ante la multitud y subió el telón virtual del escenario. El sabor a vallenato y joropo de los himnos de Colombia y Venezuela encendieron los efectos lumínicos, atenuados por un mercurio que escalaba más allá de los 30 grados.

Intuyo que un astro como El Puma fungió de telonero por consideración ante su condición de recién trasplantado de su principal instrumento de trabajo. Las manos agarradas de quienes le escuchamos entendimos que se trataba de una proeza y nos bastó de sobra con las gracias a su entrenador vocal; “ Agradezco  a Dios el poder ver una Venezuela libre”.

En la misma onda, luego de regañar a dos saboteadores y con el tecnicismo del sonido controlado,  Juanes dijo : “Somos más fuerte que ellos. Nunca la oscuridad va a ser más grande que la luz”

Un Maná muy light para mi gusto, se confesó humanista apolítico, en medio de un concierto más político que humanista;  pero en fin de cuentas cumplió la isión: ” Hay que dejar pasar la ayuda humanitaria”

La revelación de las tablas fue el motivador cristiano mexicano David Habif, quien hizo llorar a uno de cada dos asistentes y a uno de cada dos televidentes cuando expresó:   “Gracias por soportar el peso del dolor,  la indiferencia de tantos, por esos corazones con forma de arepa”.

En paralelo, el presidente colombiano Duque afinaba la noticia de la nacionalidad Colombia de Nacho, mientras los venezolanos se la daban vía express y sin trámites a Miguel Bosé. Y como no hacerlo, luego de que 600 mil orejas le escucharan decir: casi al borde de quedarse sin  habla: “Maduro, vete ya. Venezuela no es tuya es de los venezolanos. ¡Vete ya!”

En resumen, todos los artistas cumplieron con lo suyo y los fans también, aunque el final mediático terminó por imponerse con dos escenas históricamente simbólicas:  dos cantantes venezolanos que se reconciliaron y Juan Guaidó como un un superstar cerrando el espectáculo.

Del lado vinotinto del puente, el “El Viernes Gigante” de Don Maduro” con nombre imperialista Hands off Venezuela”. Según CNN,  algo escuálida y nada emotiva;  con unos 40 artistas rodilla en tierra; la destacada presencia de la milicia bolivariana en formación y Diosdado Cabello, a falta de un superstar.

Fuente:https://pabellonvenezolano.com

 

Check Also

Trump compromete inversión con naciones del Caribe que respalden a Guaidó

PALM BEACH, EEUU (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió inversiones el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *