Home / Politica / Guaidó: ayuda humanitaria ingresará el 23 de febrero a Venezuela, Maduro lanza advertencia

Guaidó: ayuda humanitaria ingresará el 23 de febrero a Venezuela, Maduro lanza advertencia

CARACAS (Reuters) – Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por varios gobiernos del mundo, anunció que el 23 de febrero entrará al país ayuda humanitaria para paliar la aguda escasez de alimentos y medicinas, lo que el mandatario Nicolás Maduro calificó como un intento de violar la soberanía.

Venezuela, que sufre una larga recesión económica con hiperinflación, quedó sumida en una nueva crisis política cuando el Congreso dominado por la oposición llamó el mes pasado a Maduro «usurpador» del cargo por ser reelegido en comicios considerados una «farsa» por críticos y parte de la comunidad internacional.

Pero Maduro, que cuenta con el respaldo de la potencias Rusia y China, asegura que el opositor es un «títere» de Estados Unidos que busca derrocarlo para apoderarse de la riqueza petrolera y que la ayuda humanitaria no es más que un show para ocultar la injerencia de Washington.

Guaidó, un ingeniero de 35 años que movilizó a buena parte de la sociedad venezolana casi de la noche a la mañana, llamó el martes a sus simpatizantes a unirse en una red de voluntariado para distribuir los suplementos, acopiados en la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta y en la brasileña Roraima.

«¡Atentos! Porque tendremos que ir en caravanas, en protesta, en organización, en movilización», dijo ante una multitud congregada en una avenida del este de Caracas.

Hasta ahora no se han dado detalles sobre cuántas toneladas y qué productos se han acopiado en Cúcuta o llegarán a la brasileña ciudad de Roraima. Portavoces de la oposición sólo han dicho que las donaciones provienen de empresas venezolanas en Colombia, del gobierno de la vecina nación y de Estados Unidos.

De acuerdo con ellos, la ayuda estará dirigida a cinco grandes hospitales locales y también busca atender a por lo menos 250.000 personas con enfermedades crónicas y en estado de desnutrición como niños y ancianos.

Maduro, que ha rechazado la ayuda como «limosnas», reforzó la presencia militar en las fronteras en los últimos días y su gobierno afirma que la ayuda humanitaria está envenenada.

«Defenderemos la Patria de las pretensiones imperiales de vulnerar nuestra Soberanía», escribió Maduro en Twitter.

«Yo quiero la paz para Venezuela, todos queremos la paz para Venezuela, que los tambores de guerra se alejen, que las amenazas de invasión militar se alejen y Venezuela diga en un solo coro, con una sola voz: ‘queremos paz, queremos felicidad'», dijo más tarde en un acto ante seguidores en Caracas.

Ondeando banderas de Venezuela y pancartas con consignas como «No más dictadura» y gritos de apoyo a Guaidó, decenas de miles de adversarios al gobierno se concentraron para escuchar al líder opositor.

El líder opositor llamó a los militares a sumarse a su movimiento y permitir el ingreso de ayuda al país.

Guaidó ha prometido amnistías a los uniformados que permitan una transición de gobierno desobedeciendo órdenes de la administración de Maduro, que tiene un fuerte apoyo en la cúpula militar.

«Guaidó despertó y ayudó a unir la gente. La gente volvió a agarrar esperanza y la ilusión de que esto se puede cambiar», dijo Cecilia Navarrete de 50 años, quien lucía una bandana con la bandera venezolana.

El lunes, la Contraloría venezolana anunció una auditoría a Guaidó por presuntamente recibir dinero de entes internacionales sin justificación, lo que el opositor dijo que no lo intimida.

MARCHAS A FAVOR Y EN CONTRA

Las manifestaciones opositoras se repetían en otros puntos del país, como en Ureña, en la frontera con Colombia, donde cientos de personas acudieron al llamado a marchar, así como en el suroriental estado Bolívar.

«Venezuela es actualmente la peor película de terror, una pesadilla, una escena de sangre y sólo queremos que se acabe porque necesitamos vivir», afirmó Sofía Bastardo, una enfermera de 42 años en Puerto Ordaz, el sur venezolano.

Vestidos con sus habituales camisetas y gorras rojas, junto con pancartas de «Defendiendo la patria», partidarios del oficialismo también se concentraban en el centro de la capital para marchar hacia la Plaza Bolívar de Caracas, donde culminaría la manifestación con la presencia de Maduro.

«Estoy en defensa de la democracia y en contra del golpe de Estado, pero por encima de todo estoy aquí para defender la paz a la que tenemos derecho los venezolanos», dijo Julián Conrado de 62 años.

«Estamos amenazados de guerra civil, como de la invasión de Estados Unidos», agregó el artesano que portaba lentes dibujados con los ojos del difunto presidente Hugo Chávez.

Notiespartano/Reuters

Check Also

Zambrano: Mi liberación no se la debo a ninguna seudo oposición

Luego de ser liberado la noche de este martes, el primer vicepresidente de la Asamblea …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *