Home / Salud & Fitness / Las lesiones más comunes de los “runners” y cómo evitarlas

Las lesiones más comunes de los “runners” y cómo evitarlas

Correr se ha convertido en uno de los deportes más practicados a nivel mundial y lo asocian a una de las formas de la “longevidad y la calidad de vida”. Sin embargo, existen una serie de lesiones que afectan a muchos corredores.

La mayor parte de lesiones asociadas a la carrera, en torno al 80%, se debe a la sobrecarga debido a la falta de capacidad y resistencia del tejido y al impacto cíclico continuado sobre las articulaciones. Estas se localizan, principalmente, en miembros inferiores y región lumbar. O sea, aparecen en la región inferior de la pierna y pie, según reseñó el portal web El Confidencial.

Las lesiones agudas, tales como lesiones musculares, esguinces o alteraciones cutáneas (ampollas, heridas) son las menos comunes.

No obstante, existen otros factores importantes que influyen en nuestro cuerpo para que se produzcan las lesiones: entre ellos encontramos que hasta el calzado y la superficie donde se corre pueden ser causantes de lesiones.

Es menester tener en cuenta que para que se produzca una lesión, se debe conocer si han existido lesiones previas, la masa corporal y el estado físico del atleta.

Aquí te mostramos algunos tips para evitar las lesiones en caso de ser principiante o ser un corredor experimentado.

En caso de que empieces a correr: los expertos en la materia recomiendan trazarse planes de trabajo y ejercicios con el fin de incidir en las zonas donde se pueda desencadenar una lesión y disminuir el riesgo de la misma.

– Planificar adecuadamente el entrenamiento, de manera que sea adaptado y progresivo, sin saltos o caída o cese brusco de nuestra actividad física.

– Realizar una prueba de esfuerzo para evaluar nuestro sistema cardiorrespiratorio.

– Preparar la musculatura.

– Hacernos con un calzado adecuado a nuestro tipo de pie y tratar de estrenarlo de manera progresiva y controlada.

– Cerciorarnos de que el peso que tenemos es adecuado y no sobrepasamos límites peligrosos para nuestras articulaciones.

Si eres un corredor experimentado, los expertos recomiendan mantener los hábitos y los planes de trabajos para disminuir el riesgo.

– Realizar un buen calentamiento que consista en tres partes: una pequeña parte de movilidad articular, una segunda parte de activación cardiovascular de muy corto espacio temporal -que no nos fatigue antes de tiempo pero aumente la temperatura corporal de nuestros tejidos- y, por último, una tercera parte de flexibilidad dinámica a base de movimientos balísticos controlados que nos ayuden a preparar y activar la musculatura.

– Estirar y realizar ejercicios de flexibilidad pasadas las 24-48 horas de nuestra actividad física.

– Realizar un trabajo de movilidad de columna y de cadera de forma frecuente y habitual.

– Entrenamiento de fuerza.

Otros hábitos que deben mantenerse y cuidarse serán la alimentación, el sueño, la hidratación antes, durante y después de la práctica deportiva.

Fuente: Notiespartano/Sumarium

Check Also

Todo sobre la caries

La caries es una enfermedad multifactorial, en la cual se produce la destrucción de tejidos duros del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *