Home / Opinion / ¡Corruptos, Temblad..!, por Angel Ciro Guerrero

¡Corruptos, Temblad..!, por Angel Ciro Guerrero

Los corruptos que tuvo la democracia, porque los hubo, ante los que en tiempos de revolución están apareciendo, quedaron en simples «roba gallinas» . Una abismal diferencia.

A Chávez le costó caro haberle sacado un ojo a su guardaespaldas, Alejandro Andrade.

Jugando «chapita», el comandante lo dejó tuerto y, para reparar el daño, le nombró Tesorero de la República.

En ese cargo el entonces teniente hizo y deshizo, al extremo que al propio presidente no le quedó más remedio que rogarle renunciara.

Entregó, sin rendir cuentas, y se fue al exilio, dorado, por supuesto, después de haber lavado nada menos que 1.200 millones de dólares, según propia confesión ante autoridades estadounidenses.

Además de proporcionar nutrida información de involucradas e involucrados tan corruptos como él en numerosas operaciones cuyo monto real al parecer nunca se podrá totalizar, aunque se habla de un billón de dólares sólo n comisiones.

«El tuerto» Andrade, así conocido en el Gobierno, en el chavismo y en los bajos fondos de la corrupción y el crimen organizado, está ya preso en los EE.UU, esperando sentencia.

Para rebajarse la pena, estimada probablemente en 45 años de cárcel, decidió «cantar» y lo hizo tanto y tan bien que conforman larga lista los señalados como cómplices y protagonistas.

Los hay de toda clase, incluso personalidades de las cuales nadie sospechó nunca implicación alguna en tan reprobables menesteres. Ojo, todo dicho por el mismo personaje que viviese durante ocho años como un rey, hasta que le pusieron los ganchos allá en sus rocambolescos predios de La Florida.

El caso, uno de cientos que están en fila India esperando juicio, en USA y Europa, definitivamente evidencia que la corrupción roja ha sido y es la más tenebrosa y gigantesca que nunca antes haya padecido la nación venezolana en toda su historia republicana.

Los corruptos que tuvo la democracia, porque los hubo, ante los que en tiempos de revolución están apareciendo, quedaron en simples «roba gallinas» . Una abismal diferencia.

Por ahí viene un terremoto, con todo y tsunami, pues el presidente electo del Brasil ha dicho que, al tomar posesión, sacará a relucir, sin ocultar nada, toda la corruptela que Oberdrecht financió en el continente.

Ahí arderá Troya porque en cuanto a Venezuela corresponde, hay más de una y uno ensartado hasta los tuétanos.

Y recordemos que en Buenos Aires, Cristina Fernández espera condena definitiva porque ella y su esposo robaron al tesoro de allá con la misma impunidad y complicidad con que robaron al tesoro de acá, según confesiones de algunos ministros de finanzas…y de alcoba.

Por eso ya el pueblo no canta aquello de

«¡Oligarcas temblad, viva la libertad!».

Ahora entona, eso sí con mucha fuerza y rabia en la voz, otra estrofa también muy definitoria:

«¡Corruptos, temblad, la ley los atrapará!»

ÁngelCiroGuerrero/[email protected]

Check Also

Bachelet, por José Angel Borrego

Anteayer vino, hoy se marcha. Así de simple. Aceptó la invitación de Maduro a visitar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *