Home / Crónicas del Adios / “La historia de Róbinson Martínez y su dolorosa Vuelta a la Patria”, por Sebastiana Barráez

“La historia de Róbinson Martínez y su dolorosa Vuelta a la Patria”, por Sebastiana Barráez

Róbinson Orlando Martínez Lugo se fue para Perú, tras un sueño, a principios del 2018. Iba buscando calidad de vida para su familia, su esposa y su pequeña hija. Vendió lo poco que tenía y abandonó Punto Fijo del estado Falcón. Pero estando allá, se le acrecentó la enfermedad degenerativa que lo afecta. Se le vino encima el invierno peruano, con sus bajas temperaturas, la imposibilidad de trabajar y los altos costos del alquiler. Allá oyó del Plan Vuelta a la Patria, corrió a la embajada y se inscribió, porque le pintaron la ilusión de que podía soportar la crisis en Venezuela. Él es de los 89 venezolanos del primer viaje del Plan Vuelta a la Patria.

Róbinson habla con cierta dificultad, según me cuenta a consecuencia de su enfermedad. “En la embajada nos llamaron para irnos ese día, nos pagaron el hotel, nos dieron comida, pagaron los aranceles en el aeropuerto. Se portaron muy bien y yo me dije que si así iba a ser en Venezuela, estaríamos bien. Pero todo resultó una patraña y mentira. Me tiraron acá sin medio, sin la ayuda social que me prometieron, sin medicinas”.

“Ya tengo más de dos meses acá y estoy que me devuelvo. El Plan Vuelta a la Patria se me convirtió en una estafa. Soy discapacitado y retorné a Venezuela, junto a mi hija de 8 años, en el primer vuelo del Plan VAP, esperanzado en la promesa del presidente Nicolás Maduro en cadena nacional, de ser atendidos, de reincorporarnos al campo laboral y al sistema productivo, así como ser atendidos médica y socialmente, mejorando nuestra calidad de vida. Eso no ha ocurrido”.

Dice Róbinson que a Víctor Clark no lo consigue porque el Gobernador Falcón se la pasa en Caracas.

¿Cuándo regresó usted a Venezuela?

Yo regreso en el primer vuelo del Plan Vuelta a la Patria, el día lunes 27 a las 6 de la tarde. Llegamos a Caracas a las 11 de la noche. Nos llevan a una villa deportiva en San Antonio; comimos a las 12 de la noche.

¿Qué hizo usted al llegar?

Bueno, recuerde que nosotros vendimos nuestras cosas para emprender el viaje. En los seis meses que estuve en Perú, no nos fue bien laboralmente hablando, aunado a que mi situación médica empeoró. Y es así como retorné enfermo, sin dinero ni medicinas. Al pisar Caracas, nos llevaron a un sitio, al día siguiente nos hicieron levantar a las 7:30 am y a las 11 fue que comimos una arepita. Fuimos atendidos en Caracas por la Lic. María Rosa Jiménez, que es la coordinadora de Somos Venezuela, quien nos dijo que seríamos asistidos integralmente en nuestros estados. Nos prometió que la ayuda sería en dos fases: la primera, ubicarnos en un empleo o apoyarnos para conseguirlo, emprender algo productivo, más la ayuda alimentaria. En la segunda, con el Carné de la Patria, nos iban a inscribir en todas las ayudas sociales para recibir todos los bonos. Y nos dijeron que nos fuéramos a los estados que allí nos iban a atender.

¿Qué tipo de enfermedad tiene usted?

Mi enfermedad es similar a la esclerosis, es ataxia espinocerebelosa tipo 7, además de mis problemas cardíacos. Imagínese que cuando llegamos a Caracas, nos hicieron examinar y el médico cubano que me atendió notó que mi tensión estaba alta, pero me dijo que no tenían medicina en ese momento y así, sin darme nada, me enviaron por tierra, después que repartieron gente en Barquisimeto, hasta Punto Fijo, cuando llegamos como a las 2 de la madrugada, comiendo aquí en la casa y tomando agua porque no nos dieron nada en el viaje. No he conseguido las pastillas, ni las puedo comprar. Me esposa se quedó en Perú, pero lo poco que hace es para comer y se ha enfermado mucho allá. Sebastiana, todos en mi casa somos discapacitados. Tengo dos hermanos en sillas de ruedas. Yo llegué enfermo y sin medicinas. En el estado Falcón tenemos a María Salazar, a quienes le pedimos ayuda, pero solo vinieron a llenarme una encuesta.

¿Qué le dijeron en la embajada de Venezuela en Lima?

Nos prometieron que al llegar a Venezuela nos iba a atender un equipo multidisciplinario de los ministerios y cancillería, según nuestras necesidades. Que lleváramos la carta hecha. Pero al llegar a Caracas todo cambió. Esa noche nos llevaron a una villa deportiva, ahí comimos y esperamos a que amaneciera. Al otro día, pasaron las horas y nada que llegaba el desayuno. A las 11 llegaron con una arepita. Ahí fue que nos reunimos con la encargada de Somos Venezuela. Nos insistieron que la prioridad era que nos retiráramos a nuestros estados, donde nos atenderían.

¿Ya aquí en Punto Fijo qué pasó?

Pasaron los días y las semanas. Nada que me ayudaban con la medicina ni con la parte alimentaria. Les escribí por twitter y por el whatsapp. A la semana enviaron una comisión de Somos Venezuela de aquí de Falcón, me tomaron los requerimientos y más nada. Ni agua, porque en Punto Fijo solo hay agua por camiones cisterna.

¿Cuál es el problema de su familia?

Todos aquí, por la enfermedad, somos discapacitados, porque es una enfermedad hereditaria. La única que no está afectada es mi mamá que atiende a mis hermanos que están en silla de ruedas y necesitan mucha asistencia. Es terrible esto Sebastiana, yo vengo aquí a la casa de mi mamá a comerles la comida a ellos, que apenas alcanza. Mis hermanos no reciben ayuda del Estado. Yo le pedí ayuda al alcalde para que me dé un trabajo, cualquier cosa.De aquí de la casa no podemos salir, porque la dificultad que hay en el transporte y por la enfermedad que nos dificultad movernos.

¿Y su niñita?

Tiene 8 años. Yo la llevo al colegio pero me cuesta mucho caminar porque trastabilleo mucho. Ella solo puede ir un día a la semana, está luchando para poder estar al día con sus cuadernos y sus tareas.

Es una situación muy difícil la suya.

Sí, estoy aquí sin pastillas para la tensión. Me dejaron aquí, burlando lo que dijo el presidente Maduro sobre que el Plan Vuelta a la Patria nos iba a insertar en el trabajo y las ayudas. Yo creo que debieron recibirnos y por lo menos hospedarnos una semana, hacernos los exámenes de sangre ya que uno llega de otro país, donde hay diversas enfermedades, donde se consumió agua y alimentos distintos, etc. Yo tengo que hacer esto públicamente porque estoy desesperado y quiero que el presidente Maduro conozca mi situación y me ayude.

SebastianaBarráez/ @SebastianaSin

Check Also

May se queja ante la UE porque no aceptan sus peticiones sobre el Brexit

BRUSELAS (Reuters) – La primera ministra británica, Theresa May, dijo el viernes que es posible …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *