Home / Economia / Apenas el 8% del subsidio de la gasolina va al transporte público

Apenas el 8% del subsidio de la gasolina va al transporte público

Ante un inminente ajuste del precio de la gasolina, por orden del Ejecutivo, el tema del subsidio en su valor nuevamente centra el debate en el país. Expertos y analistas coinciden que en Venezuela la “subvención” debe ser diferencial entre quienes poseen vehículos particulares, de carga y transporte público. En otras palabras, que se haga una distribución “equitativa y justa” entre la población que posea un medio de transporte y su poder adquisitivo para acceder al carburante en las estaciones de servicio.

Datos del exministro de Transporte Terrestre, Haiman El Troudi, apuntan que en Venezuela 4.445.325 unidades conforman el parque automotor de Venezuela. De la cifra, el 76% corresponde a vehículos particulares y apenas el 8% representa al transporte (público, motocicletas, taxis)  encargado de movilizar al 80% de la población y que también se beneficia del carburante barato.

En un trabajo titulado “Venezuela: el por qué y el cómo aumentar la gasolina”, El Troudi detalla que el transporte público abarca 99.944 unidades, mientras que las unidades particulares (sedan y rústicos) suman en total 3.351.175. “(En Venezuela) más de 805 mil vehículos de alta cilindrada y alta gama perciben el mismo subsidio (de la gasolina) que los casi 100 mil vehículos de transporte público”, explica el exministro en su análisis.

Apunta el experto que el transporte público apenas consume por día 2,2 millones de litros de carburante; cifra sumamente baja si se compara con 19,4 millones de litros de los vehículos particulares.

En materia de subsidio, El Troudi va más allá. Según él, la subvención a los combustibles que hace el Estado asciende en cifras que superan los 12 mil millones de dólares, divisas que deja de percibir la Tesorería Nacional si se vendieran internacionalmente, los 515 mil barriles/día de combustible que se consumen internamente.

“Si se precisa el dato con agudeza, se aprecia una evidente distorsión: el subsidio no beneficia a todos por igual. Tan solo el 20% de la población, que posee y se moviliza en vehículo particular, es receptora del 69% del subsidio, esto es, casi 9 mil millones de dólares por año”, apuntó.

La economista María Fernanda Herrera, experta de una consultora privada, aseguró a este rotativo que en el país “es necesario un cambio de paradigma en la manera de otorgar el subsidio de la gasolina, además es sumamente urgente un ajuste en su precio. Es lógico que el que tenga un poder adquisitivo alto debería cancelar un poco más por el carburante (…), en este país son los transportistas los que deberían pagar un ínfimo precio. Se debe hacer una distribución equitativa y justa en este bien que tanto le cuesta producir a Pdvsa”.

Herrera agrega que “en la actualidad existe una brecha gigantesca entre el precio del combustible y su costo de producción. Pdvsa regala a todos los venezolanos la gasolina, no le genera ningún tipo de ganancia, más bien la produce a pérdida. Ya es momento que su valor se ajuste a la realidad, que por lo menos cubra sus costos al país. Venezuela es el país con mayor consumo de combustible per cápita en el continente americano, con un promedio de 400 litros/mes por cada vehículo (…) eso es una barbaridad, pero la distorsión se da por su precio tan bajo”.

El economista y también exministro, Víctor Álvarez, es otro de los que aprueban la implementación de un subsidio diferencial a la gasolina, así como su ajuste en el precio.

“Al aplicarse (el subsidio) de manera indiscriminada termina beneficiando a grupos sociales que no lo necesitan, mientras que los que no tienen carro y nunca van a una estación de servicios a llenar un tanque, no se benefician para nada de la gasolina barata, por el contrario, están condenados a sufrir un sistema de transporte público, que es una verdadera calamidad. Cuando los subsidios benefician a pobres y ricos por igual se comete una injusticia distributiva”, señaló el economista.

Recalcó Álvarez que “la gasolina beneficia sobre todo a los contrabandistas que han llegado a sacar más de 100 mil barriles diarios de combustible. Si cada barril contiene 159 litros de gasolina y cada litro tiene al menos un precio de 1 dólar en el mercado internacional, lo que equivale a $ 15 millones 900 mil que se pierden diariamente”.

Venezuela es el único país del mundo en donde con un dólar se pueden comprar 3,5 millones de litros de gasolina. Igualmente, con lo que se paga al comprar una cerveza regular se pueden llenar los tanques a 4.285 vehículos tipo sedan de 35 litros.

El Troudi desmonta también otra distorsión en la venta de combustible venezolano y que está relacionado con el tipo de octanaje que usan los vehículos.  Según el exministro, de acuerdo a las especificaciones del fabricante, el 31% del parque automotor venezolano requiere gasolina de 95 octanos, mientras que 61% requiere gasolina de 91 octanos para funcionar. Esto supondría que el carburante de mayor venta debiera de ser la de 91.

“No obstante, se ha popularizado la idea de que los vehículos, así no lo requieran para su correcto funcionamiento, operan mejor con gasolina de mayor octanaje, de allí que se ha establecido un patrón de consumo de gasolina absolutamente distorsionado que sitúa en un 64% la venta de 95 contra un 28% de gasolina de 91. Todo lo contrario a lo que debe suceder”, añade Troudi.

El experto en el tema de transporte, Rafael Martínez, es otro partidario que “quienes poseen vehículos de alta cilindrada cancelen más por la gasolina. Si tiene que aplicarse un tabulador diferencial de precios entre los dos sectores: el transporte público y el particular. Todos no deberían ser los beneficiarios de la gasolina barata (…). También se tiene que obligar a las personas a usar el tipo de carburante (91 octanos y 95 octanos) que requiere su vehículo, y una forma de acabar con esa cultura de derroche es diferenciando los precios entre un producto y el otro”.

El economista Enrique Gómez agrega que “bajo este contexto hiperinflacionario, es muy probable que el Gobierno desista de aumentar la gasolina. Hacerlo en este momento dispararía los precios de los productos, de todos los bienes y servicios. Lo que si creo que hará es reducir fuertemente el subsidio a los dueños de vehículos particulares para colocar ese producto en el mercado internacional (…)”.

Fuente: Notiespartano/Panorama

Check Also

PDVSA espera aumentar considerablemente la producción de petróleo en 2019

ABU DABI (Reuters) – Venezuela espera aumentar considerablemente su producción de petróleo el próximo año, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *