Home / Salud & Fitness / Qué tan malo es el colesterol

Qué tan malo es el colesterol

El principal panel de nutrición de EE.UU. decidió dejar de lado su tradicional texto de precaución sobre la ingesta de alimentos cargados de colesterol, una medida que podría anular casi 40 años de advertencias gubernamentales sobre su consumo.

Ya no hay (advertencia) sobre el límite de (ingesta) colesterol. Los expertos del Comité revisamos la evidencia y llegamos a la conclusión que el colesterol no es una influencia de significación en el plasma, como lo es la grasa saturada (…) de modo que no tenemos ninguna restricción o recomendación sobre el colesterol…”
Dr. Barbara E. Millen, Presidenta del 2015 Dietary Guidelines Advisory Committee

El hallazgo del grupo, en cuanto a que el colesterol en la dieta ya no se debe ser considerarado un “nutriente de riesgo” contrasta con los hallazgos del comité hace un lustro, la última vez que se convocó para considerar los analisis. Durante esos procedimientos, como en años anteriores, el panel consideró que el problema del exceso de colesterol en la dieta estadounidense era un problema de salud pública.

El hallazgo sigue una evolución del pensamiento entre muchos nutricionistas que ahora creen que comer alimentos con alto contenido de colesterol puede no afectar significativamente el nivel de colesterol en la sangre o aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, el menos, inicialmente, para adultos sanos.

El mayor peligro en este sentido, creen estos expertos, no radica en productos como huevos, camarones o langosta, que son ricos en colesterol, sino en demasiadas porciones de alimentos pesados ​​con grasas saturadas (más allá de simplemente el colesterol), como carnes grasas, leche entera y mantequilla.

Aunque se retira la procupación genérica sobre el colesterol, es de advertir que las nuevas conclusiones sobre su ingesta no revierte las advertencias sobre los altos niveles del llamado “colesterol malo” en la sangre, que se han relacionado con enfermedades cardíacas. Además, algunos expertos advirtieron que las personas con problemas de salud particulares, como la diabetes, deberían seguir evitando las dietas ricas en colesterol.

Aunque estamos acostumbrados a consejos dietéticos contradictorios, en este caso el anuncio proviene de una fuente seria y muy bien informada, el Dietary Guidelines Advisory Committee (Comité Asesor de Pautas Alimentarias de la U.S. Department of Health and Human Services), el grupo que proporciona la base científica para las “Pautas Alimentarias”. Esa publicación federal tiene amplios efectos en la dieta estadounidense, ayudando a determinar el contenido de los almuerzos escolares, afectando la forma en que los fabricantes de alimentos publicitan sus productos y sirviendo de base para una gran cantidad de consejos sobre la dieta.

Marian Neuhouser, miembro de la directiva del Comité, presentó la decisión sobre el colesterol dos años atrás, publicando estas conclusiones junto con otra serie de guías en la más reciente publicación de la Guía Dietaria (2015–2020 Dietary Guidelines for Americans – aquí en pdf), estudio que es revisado cada cinco años.

Expertos consultados sobre el cambio, como Naomi K. Fukagawa, profesora de la Universidad de Vermont que se desempeñó como vicepresidenta del comité en 2010, apoyan el cambio en el colesterol. Walter Willett, presidente del departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, también calificó el cambio de colesterol como un “movimiento razonable”.

Pero este cambio de recomendación sobre el colesterol en la dieta también muestra cómo la complejidad de la ciencia de la nutrición pueden contribuir a la confusión para el público general, que, a la vez que buscan orientación sobre qué comer, a menudo se encuentran a flote en consejos contradictorios.

El colesterol ha sido una constante en las advertencias dietéticas en todo el mundo, y en los Estados Unidos al menos desde 1961, cuando apareció en las pautas desarrolladas por la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Más tarde adoptadas por el gobierno federal, tales advertencias ayudaron a cambiar los hábitos alimenticios (incluso cayó cerca de 30% el consumo de huevo per capita).

Sin embargo, incluso hoy, después de más de un siglo de investigación científica, los científicos continúan divididos.

Muchos nutricionistas afirman que hace mucho tiempo que debían haber eliminado la advertencia sobre el colesterol, señalando que Estados Unidos estaba fuera de los conocimientos divulgados en otros países, donde las pautas dietéticas no distinguen el colesterol. Pero otros admiten que preferien mantener las advertencias.

A pesar de toda la evidencia contraria surgida a lo largo de los años, la campaña contra el colesterolen la dieta ha continuado. En 1994, se exigió a los fabricantes de alimentos que informaran los valores de colesterol en la etiqueta nutricional. Con la publicación de las “Pautas dietéticas” en la versión de 2010, los expertos nuevamente se enfocaron en el problema del “exceso de colesterol en la dieta”.

Sin embargo, muchos consideran que la evidencia contra el colesterol es muy débil, si es que existe con absoluta certeza científica. Aún en 2013, un grupo de trabajo organizado por el American College of Cardiology (Colegio Estadounidense de Cardiología) y la American Heart Association estudió los estudios dietéticos sobre el colesterol. El grupo encontró que había “evidencia insuficiente” para hacer una recomendación. Muchos de los estudios que se realizaron, dijo el grupo de trabajo, fueron demasiado vagos para identificar al colesterol.

“Mirando hacia la información existente, simplemente no podíamos enocntrar ciencia que apoye las restricciones dietéticas” sobre el colestero, informó Robert Eckel, copresidente del grupo de trabajo y profesor de medicina en la Universidad de Colorado

Notiespartano/Julio César Alcubilla/Noticias24/

Check Also

Mascarilla con aspirinas: La solución para aclarar y limpiar la piel

Las aspirinas corresponden al analgésico más famoso del mundo para el tratamiento de dolores de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *