Home / Lo mas reciente / Lacava se siente mal en cierre de campaña

Lacava se siente mal en cierre de campaña

María salió de su casa temprano con un único objetivo: conseguir una franela vinotinto con el 10 en la espalda. A las 9:00 a.m. Tenía su puesto asegurado en primera fila a un lado de la tarima. Ahí esperó y vio llegar a quienes, como ella, decidieron acompañar al candidato oficialista a la gobernación de Carabobo, Rafael Lacava, en su cierre de campaña.

Gritó consignas, cantó el reggeatón que con insistencia sonaba, bailó, fue golpeada varias veces en medio de la euforia de quienes se peleaban por una franela, y no tuvo suerte. Regresó a su casa, al sur de Valencia, si haber logrado su objetivo.

Fue una tarde de contrastes en la avenida Enrique Tejera de la capital carabobeña. No menos de 50 bolsas y 30 bolsos grandes verdes estilo militar eran cargados por parte del equipo de trabajo del exalcalde de Puerto Cabello. En su contenido, lo que todos en el lugar pedían a gritos: franelas que eran lanzadas desde la tarima a la que muchos intentaban subirse para obtenerla por sus propios medios.

Personal de seguridad se encargó de mantener el control. Pero solo lo logro hasta la llegada del candidato, sobre quien se concentraron más acciones de resguardo y se descuidó el resto del perímetro. Lacava llegó al lugar al estilo de Hugo Chávez. Sobre un camión en medio de la avenida, saludaba efusivamente, bailaba y también hizo lo predecible: Regaló franelas.

Mientras lo esperaban, algunos desde las 9:00 a.m. como María, otros desde la 1:00 p.m. como un grupo de trabajares de Diques y Astilleros (Dianca) que fueron llevados desde sus oficinas en Puerto Cabello con sus uniformes, “Diego Diamante” se encargó de matizar el caluroso ambiente con una música urbana que nadie del público coreó.

Después de la dosis reggaetón nacional fue el turno de escuchar canciones de campañas del pasado del presidente fallecido Hugo Chávez al tiempo que el animador preguntaba a los presentes: ¿Dónde están las UBCH?, y obtuvo una repuesta débil. Después intento con algo que pensó que no iba a fallar: ¿Levanten la mano quienes tengan su carné de la patria?, y muchas se quedaron abajo.

Lo sigue iré fue la presentación de Tambores de San Millán, agrupación porteña que fue interrumpida en medio de su show por el animador del evento: “Ahí viene Lacava” dijo señalando hacia el este donde se podía observar un camión con un muñeco inflable de Hugo Chávez y varias personas con la franela vinotinto, una de ellas era el candidato.

Unos 20 hombres le abrían paso al camión entre empujones. Al llegar al lado de la tarima el movimiento fue rápido y se pudo ver a Lacava corriendo frente a sus seguidores. “Buenas tardes Carabobo. Quiero oírlos: ¿Quién va a ganar el domingo?”, repitió cuatro veces, se dio la espalda y pidió a gritos a si personal: “Pónganme mi jingle”.

La orden fue dada y desde las cornetas, que estaban en la tarima y a lo largo de la avenida Enrique Tejera se escuchó el reggaetón que lo identificó en toda la campaña. Bailó, jugó con una pistola de aire y lo volví a hacer: Regaló mas franelas.

Al retomar su discurso, que fue breve y sin mucho contenido, la gente no lo oía, solo pedía a gritos: “Camisa, camisa, camisa”, a lo que respondió: “Está bien. Allá, los que están en el camión, repartan eso de una vez no tengan a la gente esperando”, lo que provocó que todos, entre ellos María, se empujaran y pelearan por la anhelada vinotinto, de esas que se fabricaron tantas, que el personal cercano a Lacava lucía en diferentes tipos de telas y gamas de colores distintos en el 10 y el apellido del aspirante a Capitolio.

Entre sus promesas destacó volver a ponerle la braga naranja a los “bachaqueros” y rescatar a Carabobo de la crisis económica que enfrenta. Dijo sentirse orgulloso de haber llenado esa avenida en la que también había cerrada campaña Hugo Chávez, “y él no se ha ido, está aquí entre nosotros”. Nunca mencionó al presidente Nicolás Maduro en su discurso.

Antes de despedirse pidió a todos hcer un juramento de lealtad al proyecto que aspira liderar en Carabobo. Al final solo dijo “a la carga”, volvió a sonar el jingle y el personal de seguridad volvió a enfocarse solo en él, quien camino rápido hacia el fondo de la tarima haciendo señas, pidió agua y todos intentaban abrirle paso “denle aire”, insistía uno de sus trabajadores. Se conoció que el candidato padece de mononucleosis.

En ese momento, son presencia policial, quienes gritaban por franelas treparon a la tarima, algunos fueron visto llevándose cajas de agua mineral, otros intentaron hacer lo mismo con un par de cornetas, pero fueron sorprendidos antes de desconectarlas por completo. La situación se descontroló.

El candidato fue sacado del lugar y todos comenzaron a irse caminando. A María se le vio cansada y decepcionada. Pasó más de ocho horas en el sitio y se fue con las manos vacías y con promesas que al cruzar la esquina olvidó.

Notiespartano/800N

Check Also

Lotería de Oriente declara ilegales Kino Táchira, triples y terminales en Monagas

El presidente de la Lotería de Oriente, José Miguel Lacourt, anunció que en Monagas los juegos de triples y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *