Home / Salud & Fitness / Di adiós a la gastritis para siempre

Di adiós a la gastritis para siempre

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que es una capa de células que reviste el estómago por dentro, protegiéndolo de la acidez de los jugos gástricos. Aunque no es exacto ni totalmente correcto, con demasiada frecuencia el término gastritis se utiliza como sinónimo de dispepsia (dolor o molestias en el abdomen superior, acompañado de síntomas de quemazón y presión, relacionados muchas veces, aunque no necesariamente, con las comidas).

La gastritis puede estar producida por múltiples causas, como el alcohol, el tabaco, los alimentos y fármacos, cirugías importantes o infecciones, como la bacteria Helicobacter pylori, que se asocia a algunos tipos de gastritis.

Desde finales del siglo XX, se ha venido relacionando al H. Pylori con la patología gástrica de una u otra forma. Es decir, la implicación de esta bacteria en la úlcera gastroduodenal y como precursora de algún tipo de cáncer gástrico es indudable, pero también juega un papel importante como causa de gastritis. De hecho, numerosos estudios han demostrado que más de la mitad de la población presenta datos que confirman la presencia de este germen en el estómago.

                Síntomas y tratamiento

Los síntomas de gastritis son muy variables, ya que cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los más frecuentes son malestar o dolor de estómago, náuseas, vómitos, eructos, ardor, o presencia de sangre en el vómito o en las heces.

El diagnóstico de la gastritis es histológico, es decir, es necesario realizar una gastroscopia y obtener una muestra de la mucosa gástrica mediante biopsia para que pueda ser analizada. Después de confirmado el diagnóstico, llega la hora de poner remedio para contrarrestar tan molestos síntomas.

Generalmente, a no ser que se trate de una infección para la cual nos recetarán el fármaco adecuado, el tratamiento para gastritis convencional se limita a la ingesta de antiácidos y otros medicamentos que ayudan a disminuir la acidez en el estómago, aliviando así los síntomas y favoreciendo la curación de la irritación de su pared, pero que no atajan el problema de raíz.

Lo más recomendable para los pacientes es realizar cambios en la alimentación, evitando ciertos tipos de alimentos, bebidas o fármacos que puedan producir irritación de la pared estomacal y seguir dietas para gastritis que sean apropiadas.

La clasificación de las gastritis es compleja, pero a modo de resumen se puede decir que se dividen en aguda, crónica, y formas especiales de gastritis.

Consejos naturales para disminuir la gastritis

Ahora sí llegó el momento de decir adiós a la gastritis tal como dice el título de este artículo. Para ello tienes que seguir las recomendaciones que te revelamos a continuación.

Pon miel de abeja en tu vida, endúlzate y disfruta de su sabor a la vez que combates tu gastritis de forma natural y te beneficias de este súper alimento de múltiples cualidades. Para que aproveches al máximo sus propiedades en la lucha contra las gastritis, tendrás que tomar todos los días dos cucharadas de miel disueltas en agua tibia con el estómago vacío. Así disminuirás tu acidez y se curarán las paredes del estómago.

Cada mañana temprano, debes tomarte una taza caliente o tibia de leche con una cucharada de aceite de oliva; con el estómago vacío es la mejor manera de combatir la irritación causada por la gastritis.

Consume gachas de avena con miel de manera habitual en el desayuno: es un gran remedio para curar la gastritis aguda y las úlceras.

Después de cada comida, come media cucharadita de una mezcla de semillas de cardamomo verde, semillas de hinojo y canela. Para su preparación, solo deberás pasarlas por una sartén seca durante 20 o 30 segundos y después aplastarlas. Guarda el preparado en un recipiente hermético y ya está listo para su consumo.

Por último el jengibre es la mejor hierba y la más completa para la curación del estómago. Mezcla jengibre y jugo de cebolla en cantidades iguales y toma este preparado dos veces al día para el alivio de la inflamación, las náuseas y la irritación de estómago.

Recuerda que la gastritis no puede curarse mágicamente y sin necesidad de hacer un esfuerzo y tomar conciencia y determinación. En la mayoría de los casos, viene provocada por el estrés y una alimentación acelerada, en ocasiones no demasiado saludable. Solo cambiando estos hábitos podremos vencerla definitivamente.

Así que sigue estos consejos, come despacio y alimentos saludable y verás como tu gastritis desaparece. Si aún siguiendo estas pautas sigues sufriendo molestias, no dudes en consultar con un profesional de la salud, pues como decíamos el origen también puede venir de una infección o una bacteria.

Fuente: Notiespartano/Panorama

Check Also

Dragon fight: brinda salud, relajación y tonificación

El Dragon fight es la disciplina ideal para las amantes del fitness y las artes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *