Home / Editorial / No hay vuelta atrás, iniciemos el camino a la liberación

No hay vuelta atrás, iniciemos el camino a la liberación

 

Todavía no sé cómo llegamos al 2017, si perdimos o ganamos. Si estamos mejor hoy que ayer. Si logramos rescatar la verdadera esencia del venezolano: digno, trabajador, honesto, colaborador y por encima de todo consustanciado con su entorno para crecer y salir adelante frente a los grandes retos que le impone. O continuamos viviendo en el chantaje y la corrupción, en la pobreza y la inseguridad, en el marco de una fuerte exclusión, observando como Venezuela se nos escapa de las manos porque son más grandes nuestros intereses por adueñarnos del poder que volcarnos todos hacia un objetivo común y luchar para alcanzar la recuperación del país.

Y lamentablemente ese comportamiento fue lo que llevo al traste los grandes objetivos de la mayoría, que hoy sobrepasa más del 80%, que anhelan un cambio, que pensamos en el 2015 habíamos logrado y aprendido la lección, que solo con la unidad de criterio y de objetivos comunes  podemos alcanzar la victoria.

Lo que ocurrió en el 2016 tenemos que dejarlo atrás, porque no podemos desandar las horas. El tiempo pasado, pasado quedó con sus errores y engaños, lo que nos importa en este momento es construir el presente para darle forma al futuro y construir el país que queremos y salir de esta burda tragedia en la que nos encontramos sumergidos.

Son muchos los planteamientos que a fin de año y principio de éste ha hecho la dirigencia político partidista de cómo lograr los cambios que el país requiere.

El mayor de los problemas es que ninguno de ellos está basado en realidades, sino en verdades a medias que no conducen a ninguna parte como tampoco existe una verdadera integración con la sociedad civil como factor vital para lograrlo, porque lo único que esperan de ella es su sumisión.

La Mesa de la Unidad Democrática, MUD, es tan solo una herramienta y fue un gran acierto el haberla construido dentro de la coyuntura política de aquel momento, sin embargo los éxitos que se obtuvieron en un principio se han ido quedando atrás y la misma se ha pervertido convirtiéndose en este momento en la plataforma de las aspiraciones políticas del Grupo de los 4.

La idea no es acabar con la MUD, por el contrario, lo que hay que hacer es que optimizarla para que cumpla con los objetivos por la que fue creada y para ello se debe reestructurar, darle cabida a miembros de la sociedad civil para generar su integración y su participación como factor activo en el alcance de los objetivos.

Deslastrarla de los intereses políticos partidistas quedando solo como único el rescate y recuperación de la nación.

Definir y trazar una hoja de ruta con estrategias y objetivos a lograr para obtener los cambios políticos, sociales y económicos que el país requiere para sacarlo del marasmo en que se encuentra.

Establecer que no puede existir bajo ningún concepto la elección de candidatos por consenso o por cuotas políticas sino que todos deben participar en primarias para que sea la comunidad de electores quienes los elijan y la obligación moral de todos los que participaron trabajar para alcanzar el triunfo electoral.

En conclusión no podemos seguir viendo cómo se destruye el país, pensando más en nuestros propios intereses que en los de la nación, generemos cambios dentro de nuestra propia realidad estructural, comenzando por convertirnos en verdaderos ciudadanos y no en los ciudadanos que nos quieren convertir sumisos y dependientes que nos den  dadivas  para cubrir nuestras necesidades básicas de alimentación, vivienda y salud y no fruto de nuestro propio trabajo y capacidades.

También tenemos que establecer que existe una fuerte polarización en el país que nos marca y divide para utilizarnos o excluirnos como mejor les parezca.

En este momento todos sabemos que existe un solo partido político que posee una gran fuerza pero que día a día se viene a menos y que los partidos políticos que están dentro de la oposición, no conforman la gran mayoría, por el contrario están muy por debajo y existe una gran fuerza electoral independiente que quiere realizar los cambios, pero esos son los que han dado las últimas victorias electorales a la MUD,  que ha capitalizado como propias y que los 4 partidos políticos, que no permiten críticas sobre su actuación política en la Unidad,  se abrogan su liderazgo sin tenerlo.

Ese grupo electoral es independiente y se mueve libremente.

El gobierno a medida que pasa el tiempo se ha desgastado efecto de sus políticas erróneas, el desgobierno, la falta de liderazgo que compra a través de prebendas, la incapacidad y la corrupción galopante que lo ha hecho quemar el capital político que le permitía ganar elecciones.

Esto ha generado que perdiera el ropaje democrático para convertirse en un gobierno abiertamente dictatorial y autocrático. Al tiempo que la doctrina del Socialismo del siglo XXI, con el que una vez deslumbró a una parte del mundo se apagó  y ahora lo acusan de sátrapa violador de los derechos humanos y de haber acabado con una de las naciones más prosperas de Latinoamérica poseedora de grandes riquezas minerales.

De allí que al gobierno solo le queda una sola opción: la Mesa de Diálogo donde puede negociar su salida pero para ello se requiere de negociadores capacitados por parte de la Unidad que estén claros en los objetivos a lograr como son la recuperación de la institucionalidad del país. Liberación de los presos políticos. Un gran acuerdo nacional para la recuperación de la nación y llamado a elecciones generales.

En caso contrario el actual Gobierno convertido ya en dictadura tendrá que correr con los costos políticos y sociales, nacionales e internacionales de la liberación de nuestra nación.

No hay vuelta atrás, el pasado no regresa. Llegó la hora de recuperar el país.

Fuente: Dirección Notiespartano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *