Home / Clarin de la Isla / CLARÍN DE LA ISLA / Morel Rodríguez Rojas / 1-S obligación indeclinable

CLARÍN DE LA ISLA / Morel Rodríguez Rojas / 1-S obligación indeclinable

clarin

La protesta está amparada expresamente por la constitución. Es un derecho inalienable que nadie puede entorpecerle o negarle al ciudadano. Hacerlo es violar la Carta Magna.

Un gobierno democrático no lo haría, nunca. Bien sabe que tan craso error le costaría rechazo gigantesco dentro y fuera de nuestras fronteras. Hoy el mundo no quiere dictaduras. Busca la paz, que los pueblos se desarrollen bajo el imperio de la ley, de la mancomunidad a la hora de las dificultades, de relaciones cada vez más estrechas, realistas y positivas.

Un gobernante que pretenda imponer su ideología, tiene que enfrentarse a todos los que, han vivido o no esa clase de regímenes, sean de extrema derecha o de extrema izquierda. Unos porque cargan el sufrimiento todavía a cuestas de lo que fueron objeto sus familias, sus pueblos, sus culturas, sus países y los otros porque no quieren llegar a sufrir idénticos o peores calvarios.

De allí que, ahora, esta clase de mandatarios deban andar con mucho cuidado en el entorno internacional y, en sus naciones, izar la bandera del progreso y no la del atraso, la de la verdad y no la mentira, la de la paz y no la de la violencia. En fin, la de la libertad.

Se recuerda todo lo anterior porque en Venezuela Maduro ya superó el límite y su gobierno, una mezcla de militarismo y comunismo, que termina siendo totalitarista en todo sentido, ha dañado profundamente la estructura social, la política y la económica del venezolano.

Su terco empeño de establecer, como sea, un gobierno que responda al lineamiento comunista y no al democrático, siendo éste último el mayoritariamente aceptado por nuestro pueblo, lo ha llevado a violar lo establecido.

Pero no para cambiarlo, como lo haría en su buen sentido una buena revolución, sino para empeorarlo. No para agilizarlo. Sí  regresarlo al pasado soviético, por ejemplo, donde el Estado era el dueño incluso del alma de la gente, quebrarles el espinazo económico y moral a los pueblos, subyugándolos.

Por eso es obligación indeclinable de los demócratas protestar cuando la democracia es amenazada, cuando la constitución es violada, cuando antes que bienestar lo que el pueblo recibe es sufrimiento.

Justamente porque la protesta es el mejor recordatorio y el reclamo más contundente, cualquier gobernante, que no es para nada democrático, busca reprimirla de cualquier modo.

Marchar hoy jueves 1 de septiembre es, por tanto, una obligación indeclinable.

 

Check Also

CLARÍN DE LA ISLA / Morel Rodríguez Rojas @Morelrr / Tropiezos y torpezas

Error tras error, acumulando puntos para sustentar su bien ganada fama de testarudo, el señor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *